Libro perenniza voz de monseñor Luna

La obra se concretó con el apoyo de un grupo de hombres y mujeres de la Universidad del Azuay (UDA), quienes compilaron esos discursos.

462
Durante la presentación, la entrega del libro “Palabra de Monseñor Luna” fue gratis para los asistentes. PSR

María del Carmen Ochoa ideó tomar esa palabra oral de monseñor Luis Alberto Luna, sacar de esas cintas magnetofónicas las homilías y mensajes que durante 14 años las explicó a los feligreses en las misas que ofreció en la Catedral de La Inmaculada y transformarlas en un libro.
La obra se concretó con el apoyo de un grupo de hombres y mujeres de la Universidad del Azuay (UDA), quienes compilaron esos discursos. Un año les tomó la tarea hasta editar el libro “Palabra de Monseñor Luna”, que se presentó esta semana.
Frases que se oyeron desde el “púlpito”, mensajes de vida, de la vida de los feligreses, de su vida misma, eso es lo que se puede leer en este texto. “Es la vida de Monseñor Luna plasmada a través de este papel”, señaló Ochoa, para quien el objetivo del material es que las personas mantengan en su corazón el mensaje que el sacerdote y líder proclamó por muchos años en Cuenca.

Homilías

Las homilías fueron grabadas por Roberto Senesse, otro activista de la iglesia cuencana, fallecido ya. El libro no solo recoge las transcripciones de su homilía, sino un ahondamiento en cada palabra, en cada mensaje extendido en esos sermones. “Lo curioso y más grande a la vez de toda la investigación fue descubrir que el hilo conductor de todas estas homilías, sermones, fue el amor, el hilo conductor de la palabra de Monseñor Luna, fue el amor”, dice María del Carmen Ochoa.
Es el amor hacia Dios, es el amor hacia el prójimo, es el amor sin límites, sin condiciones, es el amor que enseña a tener esa predisposición, ese servicio.
“Todos los días tenía una palabra diferente. Son años litúrgicos, el evangelio, la Biblia serán los mismos, pero la magia, lo increíble es que Monseñor sabe orientar su palabra de acuerdo al momento que atravesaba la humanidad”, afirma quien impulsó la compilación.
La multiplicación de los panes, ya sea en Pucará desde el generoso corazón de la comunidad; o la multiplicación de los panes en lugares de guerra, o esa multiplicación en grupos perseguidos por la narco-guerrilla, esos eran los mensajes de Luna, un orador, un hombre de evangelio, un hombre que no solo centró su mensaje en un contexto local sino universal. (BSG)-(I)

LEGADO

– El libro es una forma entonces de recordar el legado, el mensaje del sacerdote y decir que él siempre vive entre nosotros, a través de la palabra; el libro es una forma de “inmortalizar” su voz.