Agenda vincula a la cultura con desarrollo de ciudades

La charla magistral a cargo de Jordi Martí, Gerente Municipal del Ayuntamiento de Barcelona, España, que se realizará hoy, desde las 09:30 en el Museo de la Ciudad,

503
Antoine Guibert trabaja en los diferentes bloques de análisis, en el segundo día del encuentro internacional, previo al Simposio que inicia hoy. PSR

La charla magistral a cargo de Jordi Martí, Gerente Municipal del Ayuntamiento de Barcelona, España, que se realizará hoy, desde las 09:30 en el Museo de la Ciudad, es uno de los temas centrales del primer día de Simposio Internacional Derechos Culturales y Ciudad, que se realiza en Cuenca hasta mañana, y que además cuenta con la presencia de Jordi Pascual, quien analizará el proceso de la aplicación de la Agenda 21 y los programas que han nacido a raíz de esto.

Años atrás, Jordi Martí trabajó en la Comisión de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, CGLU, es uno de los mentalizadores de la Agenda 21 de la Cultura y quien impulsó el vínculo que tiene la cultura con el desarrollo sostenido de las ciudades.

Su ponencia tendrá como punto central el explicar, por qué nació esta propuesta de la Agenda 21 para la Cultura, el papel que han desempeñado los gobiernos locales en la implementación, y como estos gobiernos son los primeros organismos que impulsan el eje de la cultura como parte del desarrollo sostenibles.

Jordi Martí ha fijado su ponencia en del papel que para esta Agenda 21 cumplen los gobiernos locales; mientras Jordi Pascual analizará este tema de la creación de Cultura 21, una guía para los gobiernos locales.

En estos programas en las cuales Cuenca es parte, hay ciudades piloto y ciudades líderes de la cultura que están dentro dela Agenda de la Cultura. Las ciudades líderes son aquellas que ya pasaron la implementación del proceso, urbes que tienen buenas prácticas y las mantienen en el tiempo; mientras que las ciudades piloto son aquellas que crearon planes de trabajo y están implementando sus programas.

Sesiones previas al Simposio

Previo al simposio que se vive en Cuenca, y durante tres días, se realizó el Encuentro Derechos Culturales y Ciudad, cónclave al que asistieron más de treinta actores culturales de la ciudad y provincia, encuentro en el cual se autoevaluaron nueve temáticas de Cultura 21 y sus acciones.

Un primer ejercicio como éste ya se ejecutó en el 2016, ahora y bajo la guía de Antoine Guibert se realizó una vez más. Con los resultados obtenidos de esas charlas y debates se podrán conocer indicadores de avance o retroceso. La intención de los asistentes es mirar acción por acción y lograr un trabajo exigente.

Una matriz con múltiples indicadores es la clave para estos análisis que tienen como eje principal el consenso de los participantes. Esta no es una evaluación tipo académica, sino crear una herramienta de trabajo para identificar fortalezas, debilidades y así determinar acciones.


Cuenca registra cambios en materia de cultura.

A pesar que dos años es un tiempo muy corto, entre los resultados obtenidos en el 2016 y los que se obtienen ahora, se ve que Cuenca registra muchos cambios, la mayoría de ellos como resultado del trabajo que impulsa Agenda 21 de la Cultura, a tal punto que se la reconocido como una de las ciudades más dinámicas dentro de las ciudades piloto del mundo entero, lo que le da unos avances importantes.

Ests avances se registran por varias razones, entre ellos, por la demanda de la ciudadanía, por la voluntad política y por los proyectos piloto que se pusieron en marcha para la realización de un plan de cultura 20 – 3, de manera participativa y que se vieron en las mesas de diálogo con la ciudadanía.

Patrimonio, el fuerte. Economía, lo débil que se fortaleció.

En el 2016, en Cuenca ya se identificaron algunas fortalezas como también temáticas con mayor debilidad y todo el ámbito de cuidado del patrimonio se identificó como una fortaleza en la ciudad; mientras en temáticas como cultura y economía, era una de las más bajas.

Y es precisamente en este eje de cultura y economía donde se sienten los cambios y la evolución, las medidas piloto aportaron a eso. Otra de los ejes que se fortaleció fue Cultura y Medio ambiente, se identificaron algunos avances que se concretaron, lo que deja ver que las medidas piloto dejan buenos resultados.

Antoinne Gilbert señaló que en ámbito de la cultura y la economía se detectaron dos cosas: primero, que el sector cultural estaba en una situación precaria fuerte, lo que dejaba como resultado una demanda de temas de desarrollo; y segundo, la identificación que desde el ámbito administrativo se veía y dejaba ver como el sector cultural estaba mal y lo complicado que resultó trabajar con un sector informal.
Estos dos fenómenos orientaron al tema de la economía y cultura para que puedan incrustarse en el mercado y así lograr mayor capacidad de desarrollo.

Esto es, ver las necesidades del sector cultural para insertarse más en el crecimiento económico de los espacios públicos, es decir, la vida cultural en los espacios públicos con vocación de mercado. A eso se sumaron otros ejes de trabajo como el turismo cultural, medioambiental, comunitario para fomentar el desarrollo de las comunidades locales de Cuenca. (BSG)-(I).