Reglas de oro para evitar el aumento de peso en estas vacaciones

194
Family Relaxing In Garden With Pet Dog

La época de vacaciones puede favorecer a ganar peso de más. Muchas personas viajan entre amigos y/o familia, durante varios días e incluso semanas, viéndose obligados a comer fuera de casa e interrumpir su rutina de ejercicios y plan alimenticio. Igualmente, los niños se exponen a un mayor consumo de golosinas. A pesar de estos factores, existen varias formas o “reglas de oro” que comparte Susan Bowerman, Directora de Nutrición de Herbalife Nutrition, para disfrutar este tiempo de asueto sin engordar.
¿Cuáles son las reglas de oro para evitar el aumento de peso en estas vacaciones?:

● Hidratarse: En la época de verano el cuerpo está más expuesto a perder líquidos, generando una mayor sensación de sed. Es importante evitar el consumo de bebidas azucaradas o con colorantes, ya que contribuyen a ganar calorías. Lo más recomendable es priorizar el consumo de agua pura, hidratantes como el té y el aloe vera que brindan además grandes beneficios nutricionales. Una mayor y mejor hidratación permite que el cuerpo cumpla sus funciones de manera óptima y funcione correctamente, de lo contrario, la deshidratación provoca varios efectos como: cansancio, dolor de cabeza, dificultad de concentración, malestar general, resecamiento y descamación de la piel.

● Evitar la comida chatarra: Si el viaje es en bus o vehículo es importante evitar la “comida de carretera”. Para ello existen varias opciones: preparar comidas saludables y bocadillos en casa para el camino, salir de casa con el estómago lleno, llevar frutas o snacks saludables como barritas energéticas, semillas naturales, yogurt, entre otros. De esta manera se reduce la tentación de consumir alimentos poco saludables.

● Preparar sus propios alimentos: En el aeropuerto es difícil o muy costoso encontrar alimentos saludables. Es por ello que lo más recomendable es llevar comida preparada en casa o llevar un batido de proteína, yogurt, sándwich, ensalada, una fruta o algún snack como barras de proteína, granola, nueces de soya, y paquetes individuales de zanahorias. Estas opciones son ideales para viajes por carreteras o en avión. Además, ahorran calorías y dinero.

● Ejercitarse: Es importante aprovechar los momentos de espera o descanso. En caso de que el vuelo se retrase, o haga paradas en gasolineras, se puede utilizar ese tiempo para caminar en lugar de esperar sentado. Para distancias cortas, se recomienda evitar el uso de autos y caminar.

● Aprovechar la estadía en el hotel: Si el plan de descansar en un hotel, es importante, lo ideal es aprovechar el lugar y recorrerlo, incluso aprovechar todas sus prestaciones como gimnasios, en donde se podría realizar rutinas diarias por uno 15 o 20 minutos de ejercicio; o la piscina. Estas actividades también ayudan a relajarse. Si la habitación cuenta con refrigeradora se puede comprar frutas frescas, vegetales listos para comer o yogur o leche de soya para preparar un batido de proteína. Si el desayuno, almuerzo o cena son tipo buffet y, a pesar de que pueda ser muy tentadora toda la comida, lo recomendable es darse un gusto comiendo, pero sin excesos y con porciones pequeñas. En lo posible aprovechar la variedad de fruta, verduras y proteína.

● Establecer límites a los niños: Para evitar que los niños engorden o sufran problemas de obesidad, se pueden implementar ciertas reglas que ayudarán a que se mantengan activos y coman saludable como, por ejemplo: fijar una hora máxima para despertar por la mañana, caminar una hora antes y después del almuerzo y cena; y, llevarlos a las caminatas en los paseos. También se puede premiarlos con helados, pero preferir los de hielo frente a uno de crema. Además, insistir en la ingesta de agua y frutas.