Estilo y estilete

Claudio Malo González

59

Hay palabras que se parecen, pero las ideas que portan pueden diferir. Una de las acepciones que el DILE señala para estilo es “Modo, manera, forma de comportamiento” y a estilete lo define como “Puñal de hoja más estrecha y aguda”. Cuando se dio la sucesión y el actual presidente -de la misma “camada” del anterior- asumió las funciones, manifestó que habrá un cambio de estilo en su gobierno. Luego de algo más de un año, conociendo lo ocurrido, podríamos decir que el actual primer mandatario abandonó el estilete, tan preferido de su antecesor y esgrimido a través de su lengua los sábados.

Quienes dedicamos parte de nuestro tiempo a la actividad periodística, hemos podido constatar de manera más directa este cambio. A través de una réplica del tribunal del Santo Oficio que creó y valiéndose de su gran inquisidor –mediocre caricatura de Torquemada- ejerció una sistemática agresión a los medios de comunicación y sus actores que cometían el crimen de disentir de sus ideas y gestiones, además de las sistemáticas agresiones verbales e insultantes calificativos que constantemente salían de su lengua. Mediocre, corrupto, sicario de la oligarquía eran los calificativos que endosaba a quienes, con espíritu democrático, ejercían la elemental libertad de pensamiento y expresión.

A las organizaciones internacionales que manifestaban su desacuerdo contra esta política, su total incapacidad para controlar sus emociones que anulaban el ejercicio del razonamiento llevaba a que respondiera con improperios grotescos. Las actitudes de estas organizaciones en nuestros días testimonian que el estilete ha sido embodegado. El comité para la protección de los periodistas, algunos de cuyos funcionarios visitaron el Ecuador, manifestaron que se ha producido un giro de 180 grados a favor de la libertad de prensa.

En la visita que el actual Ministro de Relaciones Exteriores hizo a este Diario, manifestó que en la primera semana de agosto vendrá a nuestro país Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo que reitera la nueva situación del país en este campo y su reconocimiento internacional. La democracia no se limita a ideas e ideales teóricos; cuando se la pone en práctica desde el ejercicio del poder es fundamental que haya respeto al pensamiento ajeno y comunicación con sectores que no forman parte del gobierno ni del partido.

Alabanza en boca propia es vituperio. Vituperio proveniente de bocas cegadas por la autosuficiencia y egolatría, es alabanza. Mediocre, corrupto, sicario de la oligarquía provenientes de Correa, son alabanzas para quienes ejercieron el periodismo con dignidad. (O)