La Universidad de Cuenca recibirá a 200 alumnos más el próximo año

Las fechas para la nivelación de los nuevos estudiantes, la organización de docentes por departamentos y los ajustes académicos en el año lectivo que termina aborda el rector del alma mater...

65
Pablo Vanegas, rector de la Universidad de Cuenca

Las fechas para la nivelación de los nuevos estudiantes, la organización de docentes por departamentos y los ajustes académicos en el año lectivo que termina aborda el rector del alma mater…

¿Señor rector, cómo se procederá al curso de nivelación para los nuevos estudiantes de la Universidad de Cuenca?

El curso de nivelación por carrera para los que aspiren a ingresar a la universidad, (a base de los bachilleres que señale la Senescyt) será del 22 de agosto al 20 de septiembre.

Los estudiantes que alcancen las calificaciones más altas obtendrán un cupo en forma directa en la carrera deseada. (El 70 % de aceptados saldrá de este curso y el 30 % de la nivelación dada en mayo)…quienes no aprueben la nivelación o hayan reprobado la nivelación anterior, tendrán oportunidad de seguirla, por segunda ocasión, a partir de febrero.

Este curso de nivelación obliga modificar el calendario académico: las matrículas se desarrollarán del 3 de septiembre al 21 de septiembre y el inicio de clases será el 24 de septiembre para todos los niveles.

Cerca de finalizar el ciclo lectivo ¿cómo valoraría el mismo?

Ha sido positivo el balance. Lo primero que debo mencionar es el aumento de estudiantes. En el año 2016, cuando asumimos el rectorado, pasamos de recibir 2.600 estudiantes, a recibir sobre los 4.000 estudiantes nuevos. Fue una situación coyuntural porque hubo reformas en la admisión a los estudiantes.

Debido a la enorme presión que había, de jóvenes por ingresar a la universidad, tomamos la decisión de aceptar a los estudiantes que asignaba la Senescyt sin un proceso previo de nivelación.

Hemos pasado de tener 14.300 estudiantes a tener unos 15.700. Estamos cubriendo la expectativa que tiene la sociedad en cuanto al ingreso.

Nos hemos reunido con los decanos para discutir la oferta de unos 3.000 cupos para estudiantes nuevos, lo que con relación a los 2.800 estudiantes del año anterior, de hecho es un incremento de un poco más de 200, aunque quisiéramos incrementar más.

¿Este incremento significará hacer ajustes en personal y espacios?

Más que ajustes, propugnamos un uso mas racional de los espacios y el tiempo de las aulas, este momento estamos al límite en el uso. Por eso es indispensable concluir los edificios que se construyen en el campus de Balzay.

A pesar de las dificultades económicas del país y las universidades, las obras avanzan. Ya hemos recibido dos edificios, están dos más en construcción y estamos también por empezar la construcción de las obras básicas, indispensables para que funcionen los edificios.

¿El traslado no sería entonces para este año?

Definitivamente no. Habíamos puesto como fecha tentativa del traslado, marzo del 2019; pero, considerando un retraso en suscribir, especialmente la contratación de las obras básicas, por la liquidez que necesitamos para esa contratación, es posible que el plazo original se extienda. El traslado de Ciencias Químicas e Ingeniería se dará entre marzo y septiembre de 2019.

¿Qué pasos se dan para empezar el nuevo año lectivo?

Las facultades como Artes, Ingeniería, Ciencias Químicas, Economía se han esfuerzado por unificar sus mallas curriculares. Era necesario reducir el número de mallas vigentes. En esas facultades había tres, cuatro, cinco mallas que coexistían al mismo tiempo, en el caso de Artes, hasta doce mallas, me parece.

Eso dificultaba mucho la planificación académica porque si un estudiante inicia su formación con una malla, lo ideal sería que concluya con la misma. Pero si hay varias mallas, un grupo de estudiantes está con una; otro grupo, con otra y si alguien reprueba tiene que aprobar otras materias. Para cada malla había que contratar un grupo de profesores que la satisfagan. Eso dificultaba la gestión académica, la estamos simplificando.

El doctor Astudillo, cuando rector, planteaba organizar la universidad por departamentos para que un profesor de una materia pueda dictarla en cualquier facultad.

Estamos pensando en aquello. En los siguientes meses iniciaremos con la creación de departamentos que puedan ofertar asignaturas transversales para todas las carreras.

Un necesidad de la universidad es la creación del Departamento de Matemáticas y Física. Tenemos ya acuerdos previos entre las facultades de Ciencias Químicas, Ingeniería, Arquitectura y Ciencias Económicas y están abiertos a generar este departamento y así dar asignaturas comunes para estas facultades.

Es una necesidad de hace décadas, la planteó por primera vez Gerardo Cordero y León, estamos retomando esto y empezaremos esta discusión. Hoy ya tenemos departamentos que se dedican a la investigación, además del departamento de Idiomas.

¿Cómo se equilibran los presupuestos para el próximo año?

Hemos logrado detener el crecimiento de profesores que se estaba dando; también hemos procedido a contratar servicios mismo al interior de la Universidad: el mantenimiento de las áreas verdes lo realiza la Facultad de Ciencias Agropecuarias; el de catering, la Facultad de Ciencias de la Hospitalidad. El dinero circula aquí mismo, en beneficio de las propias dependencias.

Se denuncia, a escala nacional, que con papeles negociables del Estado se habría perjudicado a nueve universidades ¿está la Cuenca en este caso?

Hasta donde conozco no. Lo único que tenemos es unos fondos de la Corporación Andina de Fomento que vienen del canje de deuda (externa), pero de papeles fiduciarios no conozco.(AVB)-(I)