Fernando Toledo regresa con su “Antología Mínima”

Fernando está de visita por Cuenca y consigo trajo su muestra “Antología Mínima”, una colección de obras pictóricas, una muestra de esa rica producción que ha registrado desde el año 2000

66
El artista cuencano muestra parte de las obras que desde hoy se verá en el espacio expositivo del “Búnker”. LCC

Fernando Toledo nació en Cuenca y desde hace 30 años vive en Panamá, la ciudad que queda en medio de los dos océanos. Pasó de ser un hombre andino a ser un hombre del trópico, en él las expresiones culturales de las dos geografías confluyen no solo en la existencia, sino en su arte, en su pintura, que es la razón de ser de su trabajo y desarrollo.

Fernando está de visita por Cuenca y consigo trajo su muestra “Antología Mínima”, una colección de obras pictóricas, una muestra de esa rica producción que ha registrado desde el año 2000, hasta las propuestas más contemporáneas, las pintadas en los últimos tiempos.

Hace dos meses, esta “Antología Mínima” estaba en Panamá, en una galería del centro histórico-colonial; en esta muestra ya comandaron las obras en formatos pequeños, y para su ciudad natal trae otras, aquellas que se vieron en el país del canal, y otras que reposan en el archivo personal del artista.

Buscar las obras, revisar los dibujos, observar cada una de ellas, para luego hacer la selección, es decir hacerse una auto-curaduría, con trabajos que resuman esa acción artística de Fernando. De esos escogimientos salieron dibujos, plumillas, obras plasmadas sobre vidrio, espejos, cartón y madera; cosas que se han concretado a lo largo de muchos años.

Una vez que la obra estaba lista para colgarse, Toledo definió a ese trabajo como “Antología Mínima”, trabajos plasmados desde el siglo XXI, concepciones del nuevo milenio, que ya dentro de la carrera de Fernando se constituyen en las diversas etapas, peldaños, por los que ha caminado.

Parte de la obra que se vio en Panamá y otras que ya están dedicadas para esta geografía se expone desde las 19:00 de hoy, en el Búnker Espacio Cultural, allá en Challuabamba. Entre esas propuestas encontramos “Retratos hablados”, una figura que sale de ese relato que alguien lo hace con las características físicas y emocionales de un ser. Son retratos de personajes anónimos representados con su simbología y su lenguaje plástico.

Las series
Otra de las series es la concepción del artista sobre los paisajes urbanos. En ellos, la interpretación del pintor es una crítica a cómo el crecimiento inmobiliario en Panamá agredió a la naturaleza, desplazó a los espacios públicos, hasta transformar a ciudad Panamá que, de pronto dejó de ver el horizonte, la inmobiliaria privatizó ese horizonte con los inmensos edificios que ya no dejan ver el mar.

El trazo de Toledo es lo que caracteriza su propuesta. En el caso de los retratos de hombres y mujeres, la intención del artista es retratar más allá del personaje con sus diferencias y características, logradas con pintura, textura, de esa forma la obra ha desembocado de una interpretación figurativa con el color, hacia el carboncillo, con el dibujo sobre la tela.

El carboncillo se ha convertido en la técnica protagonista de la obra, ese le ha permitido dibujar, crear, elementos, personajes que, en la obra más reciente, son seres que cruzan de un mar a otro y que regresan por el canal. Entonces, el acrílico, carboncillo, el óleo en barra, sanguina, plumillas, trabajos sobre espejo están entre las técnicas por el artista dominadas y estudiadas. (BSG)-(I).