Prevención contra incendios forestales

La principal recomendación es evitar la quema de vegetación o encender fogatas.

204
Personal del Cuerpo de Bomberos de Nabón combatió el incendio forestal generado en la comunidad Corraleja, perteneciente a la parroquia El Progreso del cantón Nabón. Foto cortesía

Las instituciones encargadas del cuidado del ambiente recuerdan a los moradores de diferentes comunidades de la provincia del Azuay la importancia de prevenir los incendios forestales.

Las entidades insisten que hay que evitar las quemas, especialmente, en épocas de verano, puesto que en la mayoría de ocasiones el fuego se expande rápidamente, generándose incendios de magnitud que se propagan por varios días. El resultado es la devastación de amplias zonas de vegetación: habitad de diferentes especies de animales.

En lo que va de esta semana, uno de los incendios sucedió en la comunidad Corraleja, perteneciente a la parroquia El Progreso del cantón Nabón. El fuego se propagó por el pajonal y matorrales en las cercanías de la laguna Curiquingue. Cinco hectáreas de vegetación quedaron en cenizas. Bomberos de la zona acudieron al sitio y con el uso de batefuegos combatir el fuego.

Mientras tanto, en Cuenca, las instituciones impulsan la campaña “Yo Cuido los Bosques”.
El último fin de semana los mensajes preventivos por parte del Cuerpo de Bomberos de Cuenca fueron recordados en la parroquia Molleturo, en coordinación con representantes comunidades, teniendo que esta zona ha sido una de las más afectadas por incendios en épocas de verano.

Los bomberos señalan que preocupa que cada año los incendios devasten la naturaleza; consideran casi la totalidad de incendios son ocasionados.

Los fines de semana representantes de ciertas entidades acuden a las parroquias con el fin de entregar información y conversar con los moradores sobre las consecuencias de los incendios.

Sanciones

El Código Orgánico Integral Penal, en el artículo 246, establece que la persona que provoque directa o indirectamente incendios o instigue la comisión de tales actos, en bosques nativos o plantados o páramos, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

Si las quemas agrícolas se vuelven incontrolables y causan incendios forestales, la persona será sancionada por delito culposo con pena privativa de libertad de tres a seis meses. Si como consecuencia de este delito se produce la muerte de una o más personas, se sancionará con prisión de 13 a 16 años. (KOQ)-(I)