El arte que surge desde el propio cuerpo

Carlos llega a Cuenca a paso firme para ser parte de la XIV edición de la Bienal, uno de los soportes de su obra es su propio cuerpo.

65
El artista cubano Carlos Martiel, durante la charla que dio en Cuenca, en la sede de la Fundación Bienal en su visita a la ciudad. PSR

Tiene 29 año y es poseedor de una gran trayectoria en el mundo del arte. Su trabajo transcurre entre Nueva York, Estados Unidos, y La Habana, Cuba, su tierra natal. Carlos Martiel llega y siempre con pasos firmes a una Bienal, ya lo ha demostrado en las participaciones que ha tenido en las bienales de Venecia, Marruecos, Bogotá, Galicia, la Bienal de su natal Habana.

El currículo de Carlos es amplísimo y en este se incluye los performances que ha realizado en el Walker Art Center, Minneapolis, Estados Unidos, en el Museum of Fine Art Houston, entre otros.

Con esa gran trayectoria lograda con tan pocos años, Carlos llega a Cuenca a paso firme para ser parte de la XIV edición de la Bienal, uno de los soportes de su obra es su propio cuerpo. El artista ha confesado que comenzó a trabajar con su cuerpo porque “me permitía de una manera efectiva criticar, reflexionar, o señalar problemáticas que tienen su raíz en el hecho de ser negro.

Carlos tiene mucho cuidado a la hora de hablar frente a la prensa, sobre todo por la connotación que puede adquirir su propuesta que tiene como componente la sangre. Durante su estadía en Cuenca realizó algunas visitas a espacios donde instalará su trabajo.

¿Cuál es el pensamiento que el artista tiene del cuerpo para hacer con él y de él un soporte donde plasmar arte?

Comencé a trabajar en Cuba en el 2007, estaba en la academia y hacía dibujos con sangre, iba a las clínica a pedir que me sacaran sangre, pero no siempre era posible, era muy poquito, hasta que me dijeron no. En ese momento empecé a tener un conflicto interno, quería hacer un trabajo que no podía, entonces en esos meses sin trabajo, salió la decisión de trabajar con mi cuerpo, tocando temas raciales, sociales y como que al final todo termina en el cuerpo. A partir de eso empecé a trabajar con la sangre.

¿Qué connotación tiene la sangre en el lenguaje artístico?
En un inicio para mí era importante por los dibujos que hacía, luego hice varias piezas, de los once años que estado trabajando he hecho piezas donde utilizo sangre siempre de manera diferente, en relación al tema y al contexto.

¿La sangre tal como sale del cuerpo?
Mi sangre y de otras personas. De las otras personas me interesa saber quiénes son esas personas; si son emigrantes, disidentes, indígenas, para mí el trabajo no es usar la sangre por la sangre sino un trabajo conceptual para poder transmitir a través del arte.

¿Hay otros fluidos corporales que están en sus obras?
No, principalmente trabajo con la sangre.

¿Martiel tiene otras propuestas relacionadas con el destino de su propio cuerpo, por qué?
En mi caso, el desnudo fue la forma que yo encontré para aceptar mu cuerpo, es el desnudo frente al público, un acto de empoderamiento para mí, de sinceridad, porque trabajaba con temas raciales, ese fue el modo que encontré para evadir esos prejuicios que por años en Cuba le meten en la cabeza. En el desnudo, cuando uno trabaja con su cuerpo, eso elimina todo tipo de jerarquías del poder, está el cuerpo tal como es.

¿Es culto al cuerpo?
Más que al cuerpo, al ser humano más allá de raza, posición política, social, es el ser humano en esencia.

¿Hay que preparar al cuerpo?
Eso depende, hay artistas que trabajan con el cuerpo que tienen, tal cual es, pero en mi caso es a partir de mi cuerpo y ya. Pero creo que es más la preparación mental a la hora de hacer un performance.

¿Con qué idea viene para trabajar en Cuenca?
La propuesta que voy a realizar se llama “Gente de Color”, una pieza que hace seguimiento al trabajo que vengo realizando con el tema de las poblaciones afro dentro del continente americano, que usualmente son poblaciones que han sido marginadas que han sido y siguen siendo invisibilizadas, están en la periferia. Haré un performance que se lo presentará tres veces en diferentes puntos de la ciudad, en un área marginal, otra neutral y en un galería o museo, es llevar la pieza a diferentes niveles, estratos sociales, para bordar la invisibilidad del cuerpo negro en el Ecuador.

¿Hay investigación de datos sobre la presencia de afros en esta ciudad?
Yo no soy un artista que trabaja como con datos muy específicos, trabajo a partir de la investigación y percepción. Lo que voy a construir es una instalación que me separa del público, pero deja ver mi cuerpo desnudo por una pequeña ranura de un centímetro, eso puede pasar como imperceptible todo dependerá de la curiosidad del público.

¿La visita es para determinar los espacios?
Mi visita es por un aparte para la construcción de la estructura por las medidas de mi cuerpo, para saber en qué materiales se realizarán; y la otra para definir los espacios.

¿La estructura es una especie de biombo?
No, es una escultura de yeso revestida con concreto de aproximadamente dos metros por un metro y yo estaré dentro, es una estructura rectangular que se conforma de dos piezas que se unen. Tres días de intervenciones, luego se expondrá el material registrado en video en uno de los espacios expositivos de la XIV Bienal. (BSG)-(I).