La cerámica y sus técnicas ayudan a entender culturas

Este método desarrollado por investigaciones francófonos a finales del siglo pasado, plantea que la identificación de técnicas es una manera mucho más segura para definir culturas arqueológicas.

2148

El título de la obra es largo, como largo fue el trabajo que recoge todo un proceso de investigación que se remonta al 2007. Carherine Lara es la autora de la obra: “Aporte del Enfoque Tecnológico a la Arqueología Precolombina: Pasado y Presente de la Alfarería en el valle del Río Cuyes y su región (Andes Sur-Orientales del Ecuador)” libro que ya vio la luz en Cuenca.

Cuando la autora se refiere al tema del texto, “el enfoque tecnológico a la arqueología”, deja claro que, en materia de arqueología, el material más utilizado para poder identificar y entender a las culturas del pasado, es la cerámica, un material omnipresente en la vida diaria de los grupos humanos que habitaron en la época precolombina; de cerámica eran las joyas, algunos instrumentos musicales, los utensilios de cocina, los envases para depositar alimentos, entre otros elementos.

A partir de la cerámica, lo más aplicado para identificar a las culturas son los diseños y formas. Esta es una fórmula de la arqueología tradicional, pero el estudio de Catherine va más allá, ella decidió ir por el método del enfoque tecnológico y que se enfoca en las técnicas de fabricación de la cerámica, más que en las formas y en los diseños que de ella queda.

La doctora en arqueología aplicó y aplica esta fórmula, porque a través de estudios etnográficos y estudios de antropología de las técnicas, se deduce que los diseños a veces pudieron ser objetos de préstamos en el espacio, y puede identificarse como inca algo que en realidad no fue así, sino que fue reproducida por el grupo humano que se asentó en el espacio estudiado.

Método aplicado por franceses
Este método de la tecnología, desarrollado por investigaciones francófonos a finales del siglo pasado, plantea que la identificación de técnicas es una manera mucho más segura para definir culturas arqueológicas. Además, se ha demostrado que, en cada grupo cultural, las técnicas y manufactura de la cerámica se transmite de generación en generación y están ancladas en las prácticas de estos grupos sociales.

Por lo tanto, este estudio en el cual la autora franco – ecuatoriana se adentra, propone una metodología para poder identificar técnicas de fabricación a partir de material arqueológico.

Valle del Río Cuyes

Enfocar la investigación en el espacio del valle del Río Cuyes tiene su historia. Catherine se inquietó por los vestigios ubicados en la provincia de Morona Santiago, ante el interés de su maestro de universidad Ernesto Salazar. El punto de partida de su investigación empezó con una tesis para obtener la licenciatura.

El estudio se realizó ante la inquietud de saber si la cerámica de Cuyes era cañari, inca o de la familia artística jíbara. El problema con esa cerámica es que no tenía ningún diseño, de ahí que arrancó la investigación para identificar qué cultura estuvo presente en ese escenario, caracterizado por una arquitectura impresionante.

Dar con una respuesta a sus inquietudes implicó ver la cerámica cañari, la inca, la jíbara precolombina, para de esa forma identificar las técnicas con las cuales fue fabricada.

Los estudios realizados a la cerámica del valle del Río Cuyes, aplicando el método del enfoque tecnológico, permitió a la arqueóloga determinar, cómo fue fabricada y a partir de eso saber si los incas, cañaris o jíbaros estuvieron presentes en el valle, todo eso con dataciones de radiocarbono y otros elementos de las excavaciones.

No hay cerámica inca

En el análisis técnico realizado a la cerámica que quedó en el Valle de Cuyes no se encontró rastro de cerámica inca; sin embargo y de acuerdo a los documentos, se propone que los incas a lo mejor estuvieron presentes en esas zonas de manera indirecta, esto es, a través de alianzas con grupos locales. Hay que señalar que para los incas fue difícil entrar a la amazonía, porque les interesaba el oro; pero usaron la estrategia de alianzas para obtener el metal precioso.

Una de las hipótesis que manejó Lara para este trabajo, fue la relacionado con el mestizaje, es decir, la mezcla entre diversos grupos humanos. Cuyes es una zona nueva para la investigación y la idea de este libro es el aporte con algo diferente, porque para conocer el núcleo de una cultura hay que entender cómo son sus fronteras.

El trabajo de exploración de la zona se dio años atrás para la tesis de licenciatura, y en el marco del doctorado en Francia, en el 2013, la arqueóloga regresó al valle para hacer la segunda temporada de vacaciones, sacar muestras de cerámica.

Para consolidar la parte de las técnicas, Catherine Lara realizó un trabajo de siete meses con alfareros de San Miguel de Porotos, en Cañar; Sígsig, Nabón y con ellos entender las técnicas actuales de cerámica para constituir un referente de técnica. (BSG)-(I).