Entidades públicas y privadas se esfuerzan por ayudar a perritos abandonados en la calle

Cicleadas, charlas, música y varias actividades para conseguir alimento para perros abandonados

1072
El gerente de la EMOV EP, Adrián Castro; y, la activista Tábata Lara, ayer coordinaron la cicleada 10 K desde El Paraíso hasta el Puente Roto. ACR

Aunque los resultados no fueron los esperados, en cuanto a la recaudación de comida para animales sin hogar, están optimistas los organizadores de la cicleada 10k “Corazones de Esperanza” que se realizó ayer, pues proyectan efectuar un evento similar próximamente.

David Medreczky, activista, muestra a un perrito que está listo para adopción. ACR
Daniel Heredia, ciclista. ACR

Esta organización fue responsabilidad de la Empresa de Movilidad, Tránsito y Transporte (EMOV EP) y Tábata Lara, de 35 años de edad, fundadora de la campaña “Corazones de Esperanza”.
El gerente de la EMOV EP, Adrián Castro, informa que sobre las 09:00 desde el Parque El Paraíso registraron un total cercado a los 150 ciclistas.

Varios llegaron a la meta paulatinamente, en el Puente Roto, en donde hubo stands de venta de comida para mascotas, ropa y accesorios para perros recién nacidos, charlas sobre adopción responsable de animales sin hogar, entre otros. También estuvo Norma Figueroa Ríos, Licenciada Nutricionista y Dietista del Hospital Municipal del Niño y la Mujer.

Compromisos

Entre los ciclistas llegó Daniel Heredia, de 47 años de edad, arribó atraído por este deporte y se fue con el compromiso personal de participar en una próxima oportunidad, llevando consigo comida para mascotas, para obsequiarla.

Castro recuerda que el gran objetivo de este encuentro -que gozó de un gran clima- fue conseguir alimentos para perritos abandonados.

La EMOV EP impulsa la campaña “Corazones de Esperanza” desde hace dos años, como una consigna dentro del equipo de Agentes Civiles de Tránsito (ACT) y del Servicio de Estacionamiento Rotativo Tarifado (SERT) que se dedican a diario a recoger perritos de la calle abandonados y los ubican en un buen hogar.

Incluso una de las ACT, Sandra Ramón, se ha encariñado tanto con los animales recogidos que hoy tiene un refugio de 36 perritos, por lo que a veces recibe el apoyo de la EMOV EP con comida; pero no es suficiente.

Colaboración

La activista Tábata Lara solicita a la ciudadanía que no solo apoye con comida en las cicleadas o eventos de este tipo sino de modo permanente, ya que hay varias personas de buen corazón y organizaciones que acogen voluntariamente en sus hogares a perritos abandonados, pero la alimentación se vuelve un reto diario.

La misma Tábata, quien vive por Misicata, tiene tres perros en su hogar y 15 “comensales” que todos los días llegan a comer a su casa.

David Medreczky, de 30 años de edad, nacido en Hungría y radicado en Cuenca, director del Movimiento Conciencia Animal, dice que el gran objetivo es ayudar a los perritos que fueron abandonados en el albergue y a los de la calle.

Trabajan esterilizando a los animalitos para controlar la sobrepoblación; realizan campañas intensas para exhortar a la gente a que no cometa siete errores graves: amarrar o encadenar a un perro; dejarlo sin comida y agua todo el día encerrado a que cuide una casa; patearle, pegarle o gritarle; mantenerlo sin bañar ni llevarle a un médico para un chequeo anual; en la calle no frenar el auto cuando un perro se atraviesa; no sacarlo a pasear a diario; y, dejar que “viva” sin mimos ni caricias.

Álvaro Betancourt, representante de la organización Pasión Animal, explica que tienen dos misiones fundamentales: reducir la sobrepoblación y los rescates.

Pero el problema más grande que tiene esta y otras organizaciones es el desafío diario de conseguir recursos para alimentar a los perritos que recogen y lograr que buenos seres humanos los adopten.
Pero no entregan a “cualquiera” un perrito abandonado, el potencial dueño llena un formulario y firma un documento en el que acepta que Pasión Animal haga un seguimiento de cómo es tratado el animalito. (ACR)-(I)

DATO

Un aproximado de diez mascotas mueren por día en las vías de la ciudad, según los registros de la EMOV EP. En Cuenca existen varias organizaciones autónomas de apoyo a los animales abandonados.