Altos costos hacen una tarea compleja eliminar botaderos

1110
Diariamente el Relleno Sanitario de la Empresa Municipal de Aseo de Cuenca (EMAC EP) recibe 500 toneladas de basura de Cuenca y otros cantones. PSR

Relleno Sanitario de Pichacay recibe los desechos de siete cantones, dos de ellos son de Cañar y Loja.

La voluntad política de las autoridades es el principal factor para que se declare a la provincia del Azuay libre de botaderos de basura a cielo abierto.
El 8 de junio anterior, Cañar fue declarada como la primera provincia del país libre de estos botaderos gracias al trabajo de los alcaldes de los siete cantones cañaris.
En Azuay, Cuenca es el único cantón que cuenta con un Relleno Sanitario que gestiona los desechos sólidos incluso de otros cantones.
Un botadero de basura es un sitio en donde se coloca sin control los residuos a cielo abierto, no están tapados, no tiene control de gases ni de lixiviados (líquidos que salen de los residuos), entre otros problemas que pueden generar los residuos sólidos, explica Paúl Crespo, encargado del Departamento de Disposición Final y Residuos Peligrosos de la Empresa Municipal de Aseo (EMAC EP).
Mientras que un relleno sanitario se instala previo a un estudio del sector en donde funcionará y tiene obras de infraestructura de ingeniería civil y otros para minimizar los impactos ambientales.

Servicios

El Relleno Sanitario de Pichacay, de la EMAC EP, diariamente recibe 500 toneladas de residuos sólidos. De estos, entre el 5 % y 7 % vienen de algunos cantones del Azuay. Desde el año 2007 ha brindado el servicio de tratamiento de desechos a varios cantones mediante convenios con los municipios.
Entre estos: Chordeleg, Sígsig, Gualaceo, Santa Isabel, Oña, Girón, Guachapala y El Pan. También a cantones de Cañar como El Tambo, Déleg, Cañar, e incluso a Saraguro de la provincia de Loja.
Sin embargo, actualmente la EMAC EP da el servicio solo a siete cantones azuayos de Chordeleg, Sígsig, Gualaceo, Guachapala, El Pan; y Déleg (Cañar) y Saraguro (Loja).
Crespo señala que se atiende a cantones pequeños que generan pocos residuos y el costo de instalar un relleno sanitario es alto.

Gestión

Ruth Caldas, presidenta de la Asociación de Municipalidades del Azuay (AMA), comenta que la Mancomunidad de la cuenca del Jubones, integrada por: Nabón, Girón, San Fernando y Santa Isabel, permite que estos cantones tengan su sistema de recolección.
Había otra organización, la Mancomunidad de la cuenca del Paute, formada por Gualaceo, Chordeleg, Sígsig, Guachapala y El Pan, pero se disolvió porque no era funcional. Ahora algunos de estos cantones tienen convenios con la EMAC EP para gestionar sus desechos.
A pesar de esto, Caldas no descarta que Azuay, al igual que Cañar, pueda ser declarada libre de botaderos, pero se requiere mejorar la capacidad económica de los cantones más pequeños y sobre todo voluntad política. “Se requiere combinar los dos temas, la parte económica y política…”, dice.
En la AMA se ha abordado el problema desde la óptica de la asociación entre cantones, ya que en algunos casos ha funcionado, más allá del asunto ambiental, aunque, a decir de Caldas, el camino para llegar a una declaratoria de libre de botaderos es largo. (PVI)-(I)