“Pagliacci”, nueva ópera para Cuenca

286
Orquesta, Coro y solistas durante los ensayos finales para la puesta en escena. PSR.

La nueva ópera que se presenta en Cuenca se llama “Pagliacci” (Payaso) del autor Ruggiero Leoncavallo. Estrenada en 1892, algunos críticos la consideran como la obra de apogeo del verismo italiano -Movimiento estético que se desarrolló en Italia a finales del siglo XIX y principios del XX y representaba la realidad sin idealizaciones)- junto con Cavalleria rusticana de Mascagni.

Pagliacci, una ópera dentro de la ópera donde realidad y ficción se entremezclan para reflejar la vida misma, dice la crítica internacional.

Pagliacci se presenta desde mañana y hasta el sábado, a las 20:00, en el teatro Carlos Cueva Tamariz. Las entradas tienen un costo de 15 y 20 dólares, y cuenta con la participación de los solistas: Andrés Córdova, en el papel de Canio; Doris Carrión, es Nedda; Jorge Regalado, Tonio, Álex Rodríguez, Silvio; y, Beppe, Andrés Pineda.

Junto a ellos, el Coro Polifónico y Orquesta Sinfónica de la Universidad de Cuenca, bajo la dirección de William Vergara, en la Orquesta, Priscila Urgilés, Coro, Paúl Sanmartín, en la dirección escénica y Rocío Pérez en la dirección actoral.

El drama por el amor

Pagliacci trata temas conocidos mundialmente: la infidelidad, el dolor por el amor, la tragedia; y si algo caracteriza la propuesta de Leoncavallo es su complejidad, una obra fuerte, que, para llevarla a escena, los productores acudieron a solistas de renombre nacional, quienes tienen trayectoria a nivel de grandes obras. Pagliacci es un drama trágico y esta vez, la obra que no pierde su formato grande, se la realiza para un tiempo de una hora y media, dividida en un prólogo y dos actos.

El trabajo de montaje empezó en marzo, a raíz de eso, los participantes han tomado clases con los profesores de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, los solistas de otras ciudades han participado de los ensayos y el ensamble con la orquesta ha sido de tal manera que lograron consolidar una mega propuesta.

34 voces, 55 músicos, dos tenores, un barítono bajo, soprano y actores de la carrera de danza y teatro, forman parte de la producción. Además, se cuenta con la participación de los estudiantes de diseño y artes visuales, “Cuando el público participe de la obra, verá cuál es la participación de las distintas escuelas de la Facultad de Artes”, señaló Urgilés, quien recalcó que la idea de esta obra es poner en evidencia como las diversas carreras se juntan en “Pagliacci”.

Pablo Vanegas, Rector de la Universidad de Cuenca, recalcó que este trabajo se enmarca en el propósito de vincular a los diferentes actores que hacen cultura dentro la Universidad de Cuenca como: la Facultad de Artes, la Unidad de Cultura, la Facultad de Filosofía, la de Ciencias de la Hospitalidad y otras, hasta responder al fortalecimiento de las expresiones de cultura y arte.

En una entrevista sobre los fines de estos trabajos en gran formato, el rector en una entrevista dice:

¿Esto permite abrir escenarios para los futuros profesionales de las artes y la literatura?

Quizá en el arte y la cultura la apertura de estos espacios es más difícil, el arte y la cultura tiene costos altos, y al tener estos costos es difícil encontrar espacios que promuevan e incluso puedan profesionalizar a los profesionales. Tenemos un gran escenario como es el teatro Carlos Cueva, y lo estamos utilizando de una manera productiva, porque más allá de dar espacios a otros actores, la propia universidad trata de producir estos eventos culturales.

¿Al tener costo las entradas, se enseña al público que la cultura tiene un valor?

Nosotros estamos conscientes que la producción cultural y artístico tiene un alto costo y no solo se involucra a instancias de la universidad, también se necesita contratar personal de afuera, que, si bien la Universidad puede auspiciar, pero es necesario que el público reconozca que esta producción tiene costo. Por esa razón es importante que la gente pague, y más cuando Cuenca es una ciudad donde cada vez existe conciencia de la valía de este tipo de producciones. Ojalá poco a poco se llegue a la gente y hacer conciencia del pago que se tiene que realizar como un respeto al profesional de las artes.

¿Así como se hace con la música, sucede igual en el incentivo a los estudiantes de artes escénicas, cine, literatura?

Creo que áreas como el teatro fortalecen no solo a esta área sino a otras, a la larga debería abrirse (según mi criterio) para estudiantes de jurisprudencia, ingeniería, hospitalidad, el teatro forma parte de la formación integral del estudiante, ayuda a tener una expresión corporal, verbal adecuada para cualquier profesional.

¿Hasta qué punto cuenta la proyección de estas obras a otras ciudades de la región o país?

Esperemos que así se haga. Ya es un reto inicial posicionar la ópera dentro de la ciudad y sea una actividad con varios eventos en el año.(BSG)-(I).