“La Odisea Pagana” hace crítica social

174
Cinco actores encarnan nombres extravagantes para papeles extravagantes en la obra.

La Odisea Pagana” tiene algunas cosas de la clásica obra La Odisea de Homero. Cinco actores en escena, dan forma a la historia de un grupo de fieles que inician su periplo hacia el lugar sagrado para dar inicio con el gran ritual del Misterio; sin embargo, una mala lectura del mapa les aleja del lugar y los llevará a vivir una aventura que sin duda pondrá a prueba su fe.

La obra se presenta hoy, desde las 19:00, en el teatro Sucre, con ingreso libre para el público. Los personajes de esta odisea son: el maestro “Pantera Bin Laden”, encarnado por Jefferson Castillo; “Willi Placeres” que entra en el cuerpo de José Coronel; “Reprimida Estrella, un papel para Michael Astudillo; Ba-Bacteria con Pablo Espinoza; y por último, “Saltamontes de Jachis”, representado por Damián Albornoz.

Esta es una dramatrugia colectiva, al igual que la dirección. “Odisea Pagana” es una comedia con crítica social, sátira, ironía; está pensada desde un punto de vista refrescante dentro del teatro local, con el fin de recuperar al público y la gente se interese por ir y ver obras contemporáneas.

Los cinco actores se apoderan de las situaciones que de a poco enfrentan estos miembros de la secta religiosa que buscan el misterio de un Dios. De pronto, y en esa búsqueda, llegan a un lugar que no es el correcto para hacer el ritual, empezando entonces la “odisea”, la aventura, hasta llegar al lugar indicado para ellos.

Inspirado en el bufón, este trabajo escénico ha estudiado -y con meticulosidad- los nombres de cada uno de los personajes, las características, y una sutil forma de enganchar cada aspecto, hasta poner en el público la expectativa por saber, qué sucede al final de la historia.

Escenografía virtuosa que se plantea de acuerdo a las circunstancias. La estrategia de esta propuesta es mostrar el potencial de representación que tiene el cuerpo, porque es el cuerpo de los actores con el cual se hacen alegorías de un vehículo, una caminata en la calle, es el gesto y el movimiento el que dibuja el paisaje de la obra.

Música percutiva, para iniciar el ritual. Cuando los personajes se pierden, la salida a la desesperación es la música, se alimentan de ella, cantan, interpretan guitarras, maraca y tambores. (BSG)-(I).