Al 47 % de niños afrodescendientes les pegan sus padres; al 42 % de indígenas y al 29 % de mestizos

138
“SIN RESPETO NO HAY AMOR” PIE DE FOTO: Gisella Echeverría, terapeuta, pide que no empleemos epítetos descalificadores en nuestras relaciones familiares y personales. LCC TEXTO Con el mensaje central de que “Sin respeto no hay amor”, y de que todos tenemos derecho a vivir en paz e inclusive a romper las relaciones en las que nos sentimos lastimados, Corporación GPF, propietaria de las cadenas de farmacias Fybeca y Sana Sana presentó una conferencia de prevención de la violencia familiar y de género, con la terapeuta Gisela Echeverría. “Todos podemos escribir historias distintas al dolor, sino con la dignidad que queremos darle a la vida y merecemos”, dijo. La violencia que se muestra en casa la aprenden los hijos e inclusive el silencio puede expresar violencia, indiferencia, rechazo. El niño aprenderá a callar o violentarse. Alertó que lo primero que debemos cambiar son las palabras que descalifican, a los hijos o a la pareja...“majadero” o “infame” si se podría decir “portate bien” o “me lastimas”. Está probado que cuando nos hablan con cariño, cambiamos. Esta campaña de GPF se llama “Vida con Propósito”. (AVB)-(I)

Bajo la advertencia de que “la violencia humilla, acalla, silencia, puede llegar inclusive a la negación de la vida, a anular y a inutilizar física y sicológicamente a las víctimas, el gobierno nacional asumió en Cuenca, un “Pacto con niños, niñas y adolescentes contra la violencia”, en ceremonia pública cumplida en la Unidad Educativa Garaicoa, ante cientos de estudiantes.

En los últimos meses se han hecho públicas numerosas denuncias de abusos a niños, niñas y adolescentes, en los ámbitos doméstico y educativo, perpetrados por familiares, docentes y aún religiosos.

Los ministerios de Educación y de Inclusión Económica y Social se han comprometido a formar un equipo de trabajo para elaborar y ejecutar un Plan Contra la Violencia.

El Estado asume que la violencia es un problema de salud pública, debido a las altas tasas de maltrato, abuso y violencia física, sicológica y sexual y a las graves secuelas que deja.
Ante ello se juzga necesario intervenir desde el gobierno nacional para reducir la prevalencia de esta problemática; medida emergente de las entidades públicas será elaborar un Plan de Acción.

Cifras recientes basadas en encuestas señalan que el 47 % de niños y jóvenes afrodescendientes son castigados con golpes por sus padres, frente al 42 % de indígenas y 29 % de mestizos. El 60 % de los estudiantes ha sufrido violencia escolar y la cuarta parte de las víctimas habría intentado suicidarse, según UNICEF y World Vision.

Así mismo, una “encuesta sobre enamorados” reveló que el 30 % de los adolescentes tendría pareja: el 21 % de ellos dijo haber sufrido violencia física, sicológica o sexual.

Otra decisión del pacto contra la violencia será una campaña de comunicación para crear conciencia sobre la gravedad de la violencia y prevenir los riesgos contra la niñez y adolescencia. Además, se pide a la sociedad y medios de comunicación dar seguimiento a los avances de la iniciativa.

A más de la ceremonia para presentar el Pacto hubo un festival musical con artistas juveniles y, en algunas carpas, se explicaba a los jóvenes visitantes con acciones educativas, la importancia del respeto a los demás, las formas de violencia a la que están expuestos, especialmente la sexual y la importancia de denunciarlas. Inclusive, un deportista instruía en defensa personal. (AVB)-(I)