Siete obras se pueden ver en “Recorridos Escénicos”

300
“Eva”, es una de las obras que estará en escena, dentro de estos recorridos. PSR.

Los Recorridos Escénicos empiezan hoy y se conforman con siete obras de teatro, todas propuestas por estudiantes de la Carrera de Arte Teatral, de la Universidad del Azuay, UDA. Todas las obras resultan de los temas de investigación que se cumplen como parte culmen del proceso de estudio. Gabriela Yunga, quien dirige esta propuesta, señaló que cada uno de los estudiantes, ha propuesto un trabajo que tiene como bases lo aprendido durante la formación en arte teatral.

La sala Alfonso Carrasco de la Casa de la Cultura es el escenario donde se harán las presentaciones, a partir de las 20:00. Los “Recorridos” empiezan hoy con la obra “Estación Abismal”, una presentación de Margarita Peralta, escenógrafa, que cuanta con la actuación de Jefferson Castillo, con la dirección de Diego Ortega, y el diseño en vestuario de Caridad Carrión.

Esta propuesta que tiene como eje de su dramaturgia las matemáticas, la geometría, es una historia metafísica, de querer saber qué hace el alma después de morir, obra igual de gestual.

Todas las propuestas son originales. Mañana es turno es de la obra “¿Para? ¿No? ¿Ya? Una presentación de Andrés Pérez. El próximo lunes 18, estará en el escenario “Eva”, de Lisseth Román. El martes 19, es el turno para “Tres toques de espera”, de María José Requelme, una forma de contar esa espera que nunca termina, porque nunca llega lo esperado.

El 25 de junio, Juan Carlos Abril llega con “Recuerdos”, un homenaje al desaparecido cantautor chileno Víctor Jara; el 26, estará “El último anhelo”, un trabajo en el cual Jonathan Pizarro muestra esas pasiones de dolor, amor, abandono que encierran muchos de los pasillos ecuatorianos. La jornada se cierra el 27, con “Ausencias”, de Lorena Barreto.

En estas propuestas se podrán ver la destreza y profesionalismo de los jóvenes ya sea en actuación, dirección, dramaturgia. Yunga señala que esto de llevar al pasillo al teatro, nació como una forma de leer entre líneas esos versos y tratar de entender por qué los hombres se victimizan a través de esas letras. “Se toma esa parte y dolor de los hombres y se lo pone en la obra”, dice Yunga, sobre este trabajo lleno de música, pasillo, por cierto, es un trabajo gestual. El ingreso es de 4 dólares una función; tres funciones 10 dólares, todas las funciones, 20 dólares. (BSG)-(I)