Academia Alvarado expone las obras de 70 expositores

63
Trabajos de chicos y grandes, universos de color, figura, algunos abstractos logradas con diversas técnicas. PSR.

Son dos inmensas salas inundadas por el color, la figura y por formas que reflejan esa imaginación y talento sin límites de quienes se relacionan con el arte de pintar en la Academia Alvarado. Son 70 expositores, todos ellos de diferentes profesiones, circunstancias, formas de ver el mundo, capacidades.

Lo importante de esta mega muestra que estará en dos salas del Museo de la Ciudad, hasta el 15 de junio, es que ellos, los artistas expositores, encuentren un escenario donde puedan manifestarse, dejarse ver. Allí está gente que tiene algún tiempo, no solo aprendiendo el arte, sino que descubrió en ese arte el interés y el gusto por hacer cosas diferentes.

Entonces hay pequeños, con trazos fantásticos; hay jóvenes con una visión de la forma y el color, hay adultos, adultos mayores, en fin, esa intromisión en el mundo de la pintura es de todos los tiempos y edades.

Olmedo Alvarado el pintor, señala que la exposición es didáctica, porque permite al público ver las posibilidades de realización en este arte. “Nosotros no tenemos el interés que sean artistas, ese no es el fin; sino el construir un espacio para las personas”, dice Alvarado, para quien, el encaminarse por la pintura les permite resolver sus propias formas de vida, para pensar y hacer arte.

En la Academia Alvarado, y como todas las academias, los programas de formación se diseñan para enseñar, lo que preocupa de la enseñanza es el conocimiento técnico, porque si bien hay libertades para que cada alumno escoja los espacios, elementos o composiciones que deseen hacer, sin embargo, la academia está para guiar en la parte técnica, teorizando todo lo que se ejecuta, nada es producto de la casualidad.

Retratos, paisajes, obras que ingresan en el mundo del abstraccionismo. En la Academia Alvarado tiene una estrategia efectiva y clara para sus procesos de formación, hasta llegar al producto final: “el tiempo no cuenta”, y eso, porque el tiempo es el estrés de la gente, entrar en el espacio y ritmo de Olmedo, es entrar en uno mismo y resolver las cosas.

Obras trabajadas en diversas técnicas, óleos, acuarelas, acrílicos, temple al huevo, son trabajos que dejan ver lo que la academia enseña sobre este oficio de pintar. (BSG)-(I).