Eliminar fundas plásticas, un gran desafío ambiental

1971
El exceso de uso de las fundas plásticas provoca altos volúmenes de desechos que si no se tratan de forma adecuada contaminan el ambiente. LCC

La Empresa Municipal de Aseo pule una propuesta de ordenanza para desincentivar uso de plásticos.

Cada año se vierten en los océanos ocho millones de toneladas de plástico, lo que amenaza la vida marina y humana, y destruye los ecosistemas naturales, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
De ahí que en el Día Mundial del Medio Ambiente que se conmemora hoy, el tema es “Sin Contaminación por Plástico”.
Una botella de plástico tarda de 100 a 1.000 años en degradarse o descomponerse y las bolsas de plástico demoran 150 años. Una vez que lo hacen, las partículas del material contamina en el área en donde se degrada.
En Cuenca, de acuerdo con cifras de la Empresa Municipal de Aseo (EMAC EP) mensulamente se recogen aproximadamente 150 toneladas (t) de productos de tereftalato de polietileno (PET), un plástico que se utiliza en envases de bebidas y textiles, entre 80 y 100 t de plástico suave (fundas plásticas) y unas 150 t de plástico duro (jarros, vasos, sillas, etc).
Para Eugenio Palacios, técnico de Reciclaje de la EMAC EP, el plástico es uno de los componentes que actualmente registra “un volumen demasiado alto en desechos”, pues ha suplido incluso la tradición de hacer las compras en el mercado con una canasta de duda o carrizo.
Pero no solo las tradiciones se afectan por el uso excesivo de plástico, ya que este se lanza a los ríos y al llegar al mar contamina la sal que tienen, una milésima de micra de componentes.
Se han registrado casos de animales marinos que han fallecido por consumir plástico o al quedar atrapados en fundas y otros elementos. A decir de Palacios, hay personas que tienen la mala costumbre de quemar el plástico y esto afecta la capa de ozono.
De ahí que invita a los ciudadanos a reducir el uso de las fundas para hacer sus compras, lo que ayuda al medio ambiente.

Ordenanza

Andrea Arteaga, gerente de la EMAC EP, anunció que la empresa cuenta con una propuesta de ordenanza que “prohíbe la entrega gratuita de fundas plásticas”.
“Cualquier persona que vaya a un supermercado, tienda o lugar de expendios de productos tendrá que pagar si desea una funda plástica”, menciona.
Es decir, si alguien va al supermercado y quiere una funda para sus compras, tendrá que cancelar un valor.
El objetivo es desincentivar y por ende reducir el consumo de las fundas para ayudar al ambiente, sostiene Arteaga.
La ordenanza ya fue socializada en cuatro sesiones en el 2017 y mañana se realizará una última reunión para verificar los ajustes del documento que posteriormente se dará a conocer al Directorio de la EMAC EP y por último elevarlo a conocimiento de Marcelo Cabrera, alcalde de Cuenca. La intención es que este año se aplique la ordenanza. (PVI)-(I)