“Yo me llamo” Germaín de la Fuente: “Lo más importantes es hacer revivir la música del recuerdo”

559

El guarandeño Roberto Carlos, quien participó en el reality “Yo me llamo” imitando al cantante y músico chileno Germaín de la Fuente del grupo Los Ángeles Negros, nos contó sobre su decisión de ir al casting hasta sus proyectos actuales.

¿Cuál fue el inicio para decidir ser parte del reality?

Todo fue por una necesidad que estaba pasando, fueron momentos duros económicos, y por eso es que tomo la decisión de ir. El casting fue un 22 de julio, un sábado, yo estuve un día antes, me tomé la molestia de amanecerme para realizar un sueño, que ya lo venía teniendo desde hace mucho tiempo.

Vi las tres temporadas y para mí es un gusto compartir con mis amigos de otras temporadas, es un honor, gracia a Dios, de 15 mil personas que hicieron el casting, fuimos escogidas entre los 30 mejores de todo el país. La verdad yo le decía a mi esposa, que salga en tres galas yo ya me sentía contento, pero nunca pensé llegar a la final, y ahora ver el cariño del público y lo más importante, a los niños que coreen mis canciones del recuerdo, todo eso fue un impulso para seguir creciendo con esta música.

¿Pudo conocer a Germaín, cómo se sintió en ese momento?

El 9 de marzo hubo un concierto “Volver a vivir” en Quito, ahí se presentaron Los Ángeles Negros, y me llamó el propio Germaín de la Fuente, me hizo la invitación para cantar ese día. Yo le dije Germaín pellízcame, porque no lo creía, estaba muy emocionado y fue una puerta más para seguir creciendo.

¿Por qué se decidió imitar a Germaín?

Los Ángeles Negros y sobre todo Germaín de la Fuente me gustó desde los 16 años, hoy tengo 36 y voy 20 años cantando la música de él. Y bueno tomé la decisión de arriesgarme.

Ha podido presentarse en varias ciudades del Ecuador, ¿cómo se siente actualmente?

Te cuento una anécdota, las galas no eran en vivo, eran grabadas, entonces grabamos la primera y nos fue muy bien, y cuando transmitieron ya me llamaban señoritas de Manabí, me decían “cuántos nos cobra”, y yo no sabía ni qué precio decirles, les dije un costo y bueno así fuimos. En Cuenca he estado tres veces, antes no viajaba, no tenía esa dicha, pero ahora gracias a Dios estamos viajando por muchas provincias del Ecuador y eso es hermoso. Lo más importantes es hacer revivir la música del recuerdo, para mí es un honor, eso me ha hecho crecer más como persona y me ha enseñado a ser más humilde. Me gusta el cariño de la gente, el apoyo, me siento muy feliz.

¿Cuáles son sus proyectos?

He tenido propuestas que me han llamado desde Chile, Germaín de la Fuente es una persona muy respetada en ese país, y me dijeron que vaya para hacer una gira y cantar como Los Ángeles Negros, y lo más importante es que tengo la autorización de Germaín, y él me dijo “tú eres el Germaín de la Fuente ecuatoriano, ven, que gusto será que vengas a cantar y crucemos tarima”. Muchos proyectos vienen creciendo, mi meta es dejar el nombre del Ecuador en alto, para eso me estoy preparando, estoy ensayando. La canción que siempre me piden en redes sociales es “Tanto a Dios”, ahora me piden hasta niños, y para mí es un gusto.

Estamos sacando un tema inédito, y espero que nos vaya muy bien, es en el mismo género de Los Ángeles Negros, se llama “Mi destino”, trata de la etapa de mi vida, siempre fue mi sueño estar en televisión, estar en una tarima y que la gente coree mis canciones. Y gracia a Dios se ha ido cumpliendo.

¿Está agradecido con “Yo me llamo”?

Hice muchos amigos, y lo más importante es que con cada experiencia de compañeros, vas creciendo. Ahora cada uno está haciendo lo que le gusta. Para mí el programa fue una puerta muy grande en mi vida. Gente que me conoce desde años, me decía “Roberto anda a esos realitys”, pero no les hacía caso. Pero recuerdo que cuando llegué al casting, al Jurado le gustó.

Cuando me dijeron que soy parte de “Yo me llamo” casi me desmayo, en ese momento abracé a mi esposa y lo más importante ella siempre ha estado en las buenas y malas, y tener el apoyo de la persona que amas, es un paso bien grande para legar al éxito. (MAA) (E)