El Museo Catedral Vieja, vanguardista

53
Efraín Lucero muestra cómo se maneja la cuenta de Facebook en la actualización de información. LCC

En la Catedral Vieja, las guías son a través de equipos de audio. Cuando el visitante llega y decide recorrer el museo de arte religioso, pide un aparato Audio Conexus Inc, de tecnología canadiense propia para museos, se programa en el idioma que desee, puede ser español, inglés o francés, y con hacer play, el recorrido por las diferentes obras empieza.

La implementación tecnológica de guías con audífinos se instaló en mayo de 2017, este es el primer año de experiencias. El objetivo del servicio es ampliar a otros idiomas para que haya más versatilidad y mejor servicio a los públicos.

Un story tellimg grabado en el dispositivo, con 20 pistas que recogen el contenido de toda la muestra, explica de manera oral los diferentes espacios de la Catedral. Cada pista sigue un guion narrativo, relato hecho por el equipo de la Catedral.

El equipamiento de las audioguías se dio con el aporte de la Curia Arquidiocesana. Audio Servicios Turísticos se encarga de la producción de las pistas o tracks para las audioguías, como también de proveer los equipos en caso que algo fallase.

La otra parte tecnológica

Contar con este sistema es parte de la implementación tecnológica que tiene el Museo de la Catedral Vieja, pero hay otros a los que este museo le apuesta: entrar en el mundo de las plataformas digitales.

Una cuenta de Facebook se ha convertido en el espacio de interactividad e interconectividad con los públicos. Efraín Lucero y Esteban Segarra se encargan de subir las fotografías, algunos álbumes, la información y la promoción del museo.

En el “face” se publicitan los eventos culturales, los conciertos de las Orquestas Sinfónicas, los conversatorios. Las fotografías del perfil se renuevan cada seis meses, pero la información se actualiza cada día.

El uso de la red social tiene un objetivo: mejorar la relación, conexión y contacto con los públicos. La plataforma digital permite crear grupos o comunidades virtuales, son colectivos que se generan y se enlazan a las acciones culturales que hace la Catedral Vieja. “Con las redes sociales que manejamos, Facebook especialmente, vemos que tenemos bastante aceptación”, dice Efraín.

El manejo de públicos extranjeros para los conciertos, ya sean con la Sinfónica de la Universidad o la Sinfónica de Cuenca, se hace a través de “gringo post”, mientras el equipo de la Catedral trabaja con públicos locales, difunden mensajes para ellos con el fin de informar a la ciudadanía lo que en el espacio puede encontrar.

La afluencia, a decir de Lucero, es cada vez es mayor. Facebook es la reina de las redes sociales empleada, es la más usada y de mayor alcance. Llegar a los jóvenes es más fácil a través de esos canales. Si algo es importante para Efraín, sin duda el leer los comentarios que dejan algunos usuarios.

Aún no tienen una cuenta de Instagram, eso está en estudio. Ellos ven la necesidad de manejar estos canales, por la aproximación y enlaces que logran con artistas plásticos, músicos, instituciones particulares, que al mirar la página de Facebook reaccionan de dos maneras; visitan la Catedral o se conectan por medio de la computadora. (BSG)-(I).