Tips para ser una Mamá fitness

479
????????????????????????????????????

Zayda Molina, embajadora de Reebok, desde su punto de vista de madre de familia numerosa y atleta exitosa, brinda 7 tips súper prácticos para llegar a ser una mamá fitness y no fracasar en el intento.

  1. Mejorar la dieta. La alimentación es uno de los pilares fundamentales para lograr un estilo de vida saludable; sin embargo, muchas veces las madres se preocupan por el bienestar de su familia pero olvidan cuidar del suyo propio, llevando adelante una dieta descuidada, desequilibrada e inadecuada para su edad y para el tipo de actividades que realizan.

Por esta razón, es importante que las madres planifiquen su dieta cada semana con la incorporación de alimentos sanos que contribuyan a mejorar su calidad de vida. Se recomienda elaborar un menú nutritivo distribuido en cinco tiempos de comida (desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena). De esta manera se controla la ansiedad y el apetito, además de controlar los niveles de insulina en sangre.

  1. Dedicar tiempo al ejercicio. La práctica constante de actividad física ayuda a mejorar el estado de salud, conseguir más energía, reducir medidas y tonificar aquellas partes del cuerpo que han cambiado después de ser mamá.

Una de las opciones para comenzar puede ser una caminata diaria de 30 minutos o inscribirse en un gimnasio con la meta de asistir al menos tres veces por semana. Estos sitios ofrecen un sinnúmero de actividades atractivas y propias para las madres, que no demandan más de una hora de práctica al día.

Si el presupuesto no se ajusta para acudir a un gimnasio, las rutinas al aire libre o en casa dan excelentes resultados si se las practica de manera constante. Hoy por hoy, existen varias guías y rutinas de ejercicios que se publican en Internet, Apps o medios de comunicación, pero siempre es importante consultar previamente con un especialista para conocer cuál es la más correcta según los objetivos que se busquen, edad y peso.

  1. Dormir adecuadamente. La labor de madre, esposa, ama de casa y trabajadora hace que muchas veces las mamás no descansen lo suficiente haciéndolas más propensas a estados de estrés e irritación. Zayda Molina, entrenadora de Reebok, indica que el 90% de los adultos debe dormir entre siete y ocho horas para tener un sueño reparador. Si esto resulta complicado, un té relajante antes de acostarse puede ser de gran ayuda.

  1. Tomar abundante agua. La ingesta de líquido de manera permanente es muy importante para mantener un estilo de vida saludable a cualquier edad. El agua aumenta la velocidad del metabolismo, alivia problemas digestivos, evita enfermedades respiratorias y contribuye a la reducción de medidas. Además, repone los tejidos de la piel y la hidrata, devolviendo juventud y vitalidad.

  1. No pasar por alto el desayuno. Para la entrenadora de Reebok, iniciar el día con una alimentación de calidad que proporcione la energía que el cuerpo necesita para un óptimo desempeño es fundamental. En el caso de realizar ejercicio durante las mañanas, el desayuno deberá contener carbohidratos y proteínas como fuente de energía para cumplir las rutinas diarias.

  2. Buscar un espacio para descansar cuerpo y mente. Descansar de las obligaciones también es importante para lograr ser una mamá fitness. Saber manejar los altos niveles de estrés que genera el hogar, familia y trabajo, ayudarán a que el ejercicio realizado sea más efectivo. Si se busca la reducción de medidas, este punto es indispensable.

  3. Organizarse es la clave. Para ser una mamá fitness, Zayda Molina, entrenadora de Reebok, asegura que la organización y planificación es clave. Si el tiempo para cocinar entre semana es escaso, se puede preparar todo el fin de semana y tenerlo separado en recipientes en la congeladora. De esta manera, se evitará consumir alimentos fuera de la dieta necesaria que no aporten al objetivo fitness que se desea conseguir.

La organización también es fundamental para tener los tiempos de descanso adecuados sin descuidar las obligaciones del día a día, y para ser constante en la actividad física que se haya elegido sin que se convierta en una carga.