Documental reseña vida y obra de precursor del rap

331
Boris Ortega el director del documental cuyo CD se presentará el viernes 18 en el Museo Pumapungo. LCC

Un video que circula por Facebook muestra al joven Henry Novillo mientras grababa un video de apoyo y llamado al impulso al rap, a las culturas urbanas, a propuestas cien por ciento ecuatorianas. El video es el trailer del documental de Boris Ortega que muestra parte de la primera producción audiovisual de rap hecha con “el dueño de la calle”.

Boris tiene pocos recuerdos de Henry Novillo. Cuando niño lo vio no más de tres veces. El chiquillo Boris se sorprendió de esa forma espectacular que tenía Henry en el vestir, en el hablar, pero sobre todo del estilo de bailar y en la decisión para empezar a sembrar todo el bagaje de la cultura hip – hop en la ciudad.

Las inquietudes de ese entonces se subieron a los afanes cineastas de Boris, amante de la cultura hip -hop y estudiante de cine, y ha tomado la historia, trayectoria, figura y trascendencia de Novillo para hacer el documental “Novillo”, un escarbe en la historia y presencia de quien propiciara, las expresiones y estilo de las culturas urbanas, de las underground de antaño.

Sesenta minutos no bastan para retratar a Henry, pero había que despojarse de algunos sentimientos para en una hora hacer una radiografía a la vida del fallecido artista.

Es un personaje importante de la década de los años 90 y primeros años del 2000, y es importante por la obra que hizo y por el movimiento hip – hop que legó para la ciudad, el primero que empezó a bailar break dance en los años 90, un género entonces desconocido”, dice Boris, el director del documental cuyo DVD se presentará el viernes 18 de mayo, en la Sala Comunitaria del Museo Pumapungo, a las 19:00.

La conexión de Novillo con esas expresiones que venían desde el bronx de Nueva York, llegaron por la presencia de su hermano Boris a los Estados Unidos. Él migró y enviaba ropa, casetes de VHS betamax, discos, música, elementos que mostraban la ola, el boom que en ese entonces se vivía en el país del norte y la fuerza que esas expresiones tenían en los clanes sociales.

Inquieto y curioso Henry

La cultura hip – hop estaba al alcance de un cuencano latino. El inquieto y curioso Henry empezó a estudiar el movimiento, a coleccionar la información y a compartir lo que veía, observaba y escuchaba con los amigos, con el “crew” como dirían hoy, del sector de El Paraíso.

Y si Henry era curioso también era decidido. Él creó “Sin Censura”, el primer colectivo de break dance de la ciudad, de los años 90. Boris Ortega se sabe al agüita esas cosas y cuenta con tanto énfasis que de él se sabe que Novillo fue el primer cuencano del rap. Eran tiempos de invasión mediática con las propuestas de Gerardo Mejía, Audi, Tsantsa Matanza, 38 que no juega, solistas y grupos nacientes ecuatorianos que no escaparon de la mirada del recordado rapero de esta urbe.

Esos referentes nacionales y los internacionales que llegaban en los casetes del VHS llevaron a Henry a grabar en 1998, su primer disco de rap con un estilo propio, sacudido, profundo, real. Raúl Sela de Guayaquil concretó ese proyecto. En ese tiempo, en Cuenca no habían estudios de grabación musical.

Henry falleció en el 2006. En el gran muro del cementerio patrimonial, donde se plasman los retratos de memoria de personajes cuencanos, está el rostro de Novillo con una sonrisa amplia como solo él tenía. Su vida transcurrió entre el semillero del arte urbano con del breakdance, pero también con el estudio a la música y al cine. Henry estudiaba cine, uno de sus compañeros fue Eduardo Montaleza. Entre los dos filmaron los primeros videoclips de manufactura cuencana.

El documental

La producción fílmica de Boris Oretga enseña la trascendencia de Henry en la memoria de los seguidores y precursores del arte urbano. “Henry Novillo es el personaje que estuvo aquí viviendo la cultura del hip- hop cuando muchos de nosotros ni nacíamos”, advierte el director.

Henry era un hombre interesante, creyente, admiraba la paciencia de Job. A partir de Henry muchos jóvenes empezaron sus pasos en este arte y siguen; sino pregunten a Cristian Rubio, fundador del conjunto musical “H con rumba” uno de los mejores amigos de Henry.

La investigación pare el documental

Digitalizar material de archivo VHS, Betacam, Hi8, casetes. Indagar en periódicos de la época, conversar con la gente que vivió y vio de cerca la era de Novillo, fueron las bases del documental. Muchos de los amigos de Henry se fueron del país, ya no están.

La propuesta documental invita a conocer el retrato de Henry, no se trata de una biografía cronológica, sino de como se desencadenaron los sucesos en la vida del artista. Soud track con canciones de Henry y otras creadas por Owaldo Morocho dan vida al documental. (BSG)-(I).