“S.O.S”, obra teatral de 24 colegiales

634
La obra se presentó en la jornadas Culturales del Enriqueta Aymer, el martes. PSR

Son 24 chicos que no sólo encarnan personajes para la obra, sino se dedicaron a elaborar la dramaturgia. Cada uno aportó para la historia, con sus investigaciones e ideas; son jóvenes de la Unidad Educativa Asunción que hoy, en tres funciones, la primera a las 09:00, y el estreno oficial a las 20:00, en el teatro de la Casa de la Cultura estrenarán la obra “S.O.S”.

Juan Pablo Abril está al frente como director de esta propuesta, que es como un grito de auxilio a esto que pasa en el mundo y que se relaciona con los secuestros, con la violencia. El proyecto que llega a las tablas empezó a gestarse en diciembre del año pasado, con la construcción del libreto.

Toda la obra es trabajo de los estudiantes que, bajo la guía de Abril, lograron el encuadre de cada componente del trabajo y lograr un nsamble de manera que la historia tenga una hilaridad. Esta es una propuesta que rompe algunos esquemas de la obra teatral, “S.O.S” no es una comedia, es una tragedia y está basada en un caso de la vida real.

Llevar a las tablas, aquella trágica historia ocurrida en el Perú, cuando un profesor llevó de excursión a 25 niños y nunca regresaron con vida, a los dos meses de la fatídica desaparición, encontraron los cuerpos enterrados y sin sus órganos”, no ha sido fácil.

Esa tragedia es la base del texto que se combina con algunos testimonios que los jóvenes recabaron, de gente que fue víctima de un secuestro. Un trabajo de hormiga, de cuidado, de encontrar situaciones, resumirlas y llevarlas a la tarima.

“S.O.S” trabaja con la psicología de los personajes. Tiene un vestuario peculiar y la música que se compone con el sonar del cuenco tibetano, aspectos se conjugan con el pánico que los personajes muestran por el encierro. Mucho drama en la acción teatral. La historia gira en torno a Cristina, la protagonista, encarnada por Carolina Gómez; ella es quien revoluciona el grupo hasta conseguir la libertad, terminar con el infierno del encierro.

En 30 minutos se muestra a secuestradores y secuestrados, no hay recompensa, no hay policía, una sirena suena, muy poco texto; símbolos por doquier como el árbol de la vida, el reloj que les da el ultimátum del tiempo, la espera ya para irse y terminar el encierro, y una sola manzana como la representación de lo prohibido y lo pecaminoso.

Una bodega es el escenario para esta propuesta que estará hoy por tres funciones, con ingreso libre para el público. (BSG)-(I).