Fuente de vida

Nicanor Merchán Luco

623

Hace no muchos días atrás, se desarrolló en esta ciudad el simposio de Investigación Científica en Ecología e Hidrología, en la que participaron la Universidad de Cuenca, del Azuay y la de Loja, evento que se enfocó en el estudio del páramo. Allí se develó una vez más el funcionamiento hídrico de las áreas de páramo y cómo el cambio de uso de la tierra afectan a los ecosistemas y a la cantidad, calidad y almacenamiento del agua y cómo el pastoreo, la siembra de pinos y los estanques de criadero de truchas afectan a estos suelos. En el simposio se mostraron los efectos del ciclo de carbono, puesto que la regulación del agua depende del carbono orgánico disuelto en el agua, dijo Patricio Crespo. Este investigador mostró cómo al alterarse el ciclo de carbono se altera la materia orgánica del suelo y pierde la capacidad de regular el agua. Otro investigador mostró los mecanismos de almacenamiento del agua en los páramos y dijo “no sabemos cuánta agua realmente almacenan, ni qué partes del sistema lo hacen, ni en qué medida”. Esto quiere decir que hace falta mayores estudios sobre el agua de superficie en los humedales y acumulación de agua subterránea, estos estudios se realizaron en los páramos de El Cajas y de San Fernando.
En los estudios sobre los páramos en estos lugares, se descubrió que los escasos humedales que nos quedan son la principal fuente de acumulación de agua, mostrando que los humedales son los que regulan esta dotación de agua. Se dijo que las zonas de pajonal son las que proveen el agua a las ciudades y a los pueblos y son los que regulan los ciclos del carbono y de nitrógeno. Parte de estas investigaciones pertenecen a una tesis de maestría a los investigadores Patricio Crespo, Juan Pesántez y Patricio Lazo, las mismas que deberían servir a los funcionarios de Etapa que manejan el medio ambiente para mejorar su plan de acción. Los estudios se refirieron únicamente al problema del cambio del uso del suelo y al avance de la frontera agrícola pero no se mostró el impacto de la minería en los páramos.
Así mismo, días más tarde, los movimientos sociales protestaron una vez más contra la minería en defensa del medio ambiente y se refirieron al proyecto minero Loma Larga de Quimsacocha y Río Blanco del Parque Nacional Cajas y exigieron que se presente el informe de auditoría que realizó la Contraloría General del Estado. El prefecto de Zamora Chinchipe, Salvador Quizhpe, dijo que el diálogo minero no ha conducido a nada, ya que mientras las conversaciones, auditorías y acuerdos se dan, la minería avanza destruyendo lugares importantes de la reserva natural.
La minería no da tregua, no ha parado ni un solo día, mientras se destruye sin cesar los ecosistemas y los páramos de nuestra provincia y de toda la región. El prefecto Quizhpe tiene razón y eso es lo que ocurre aquí en el cantón Cuenca, pues mientras las autoridades protestan los megaproyectos mineros siguen sus trabajos sin dar tregua. La moratoria minera nunca fue aceptada y por otro lado Etapa nunca solucionó la compra de los terrenos del área de reserva de Quimsacocha. (O)