La Enfermería gira entre sacrificio y satisfacciones

554

“Ser enfermera es sacrificado… pero este sacrificio es gratificante porque hacemos lo que nos gusta”, indicó Kelly Calle, quien realiza el internado de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Cuenca.
La joven es una de las 120 estudiantes que cursa el internado de la carrera que ayer participaron en la Casa Abierta de Promoción de la Salud. El evento se efectuó como preámbulo de los 50 años que la carrera cumplirá el próximo 14 de octubre.
Calle comentó que la experiencia del internado es grato, porque forman parte del equipo de salud y se les asignan responsabilidades.
“Lo que más nos cuesta es ponernos en el lugar de la persona que atendemos, pero en la práctica aprendemos a superar las dificultades”, sostuvo.
En 14 stands, las enfermeras hablaron sobre: nutrición, cuidados paliativos, cuidados del adulto mayor, entre otros temas.
María Luisa Villa, coordinadora del programa de internado de la Escuela de Enfermería, señaló que se trata de la quinta casa abierta que realizan, para dar a conocer lo que aprenden las estudiantes.
En el caso de los adultos mayores, al existir extranjeros en la ciudad una dificultad ha sido el idioma. Sin embargo, ahora en la preparación de las enfermeras se cuentan con varios niveles de inglés para capacitarles y atender de mejor forma a los extranjeros. (PVI)-(I)