Industria y comercio exigen nuevas contratos laborales

291
Jorge Déleg y Karla Marca, empleados de la importadora de pisos, Global, están conformes con sus contratos de trabajo. Gerente aspira que se creen otros más. ACR

Plan económico del Gobierno considera solo a ocho sectores, pero falta la inclusión de otros, dicen.

El presidente de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca (CIPEM), Roberto Maldonado, aspira que el Gobierno genere nuevas modalidades contractuales también para otros sectores de la gran industria.
“Vemos que directamente para el sector industrial de Cuenca no hay ningún tipo de beneficio, ni ha existido una flexibilización laboral”, señala el dirigente.
Se refiere al contenido del plan económico presentado por el gobierno nacional el 2 de abril de 2018 y que incorpora nuevas modalidades contractuales para los sectores: florícola, bananero y turístico, ya con acuerdos ministeriales (0073, 0074 y 0075).
Y, otros cinco contratos que están con informe favorable para ser aprobados: agrícola, acuícola, ganadería, construcción y sector artístico.
Los ocho contratos son diseñados para personas que no tienen trabajo.

Muebles

Respecto a la industria del mueble, Roberto Maldonado alerta que es importante que se permitan los contratos eventuales para ciertas épocas del año, como diciembre, mayo y febrero. Él lo sabe porque no solo administra la Cámara, en la práctica es empresario del mueble.
“El gobierno debería entender que a una mayor flexibilización de los contratos, puede haber una mejora en la contratación de personas; ahora las leyes son muy duras y no hay un incentivo para querer contratar a más gente. Las leyes duras hacen que no se contrate con facilidad”, lamenta.
Juan Pablo González, gerente de Global Importaciones, empresa cuencana con diez años de trayectoria en el comercio de piso flotante y otros acabados de la construcción, exhorta al Gobierno que considere que hay segmentos de negocios como el suyo que necesitan contratar por temporadas.

Temporadas

Santiago Pozo, Magíster en Economía, opina que Ministerio tendrá que controlar. ACR

La directora ejecutiva de la Cámara de la Pequeña Industria del Azuay (CAPIA), Tania Suquinagua, también está preocupada porque los beneficios de los nuevos contratos no le llegan a la pequeña industria.
Si bien, dice, son positivos los cambios que plantea el Ministerio de Trabajo, pero urge que se amplíen a las fábricas medianas y pequeñas que requieren contratar mano de obra solo por ciertos períodos, y no permanentes.
Además, la dirigente se queja porque hoy una fábrica no puede contratar a una misma persona dos veces: si se le contrató en mayo de 2017, no puede volver en mayo de 2018 porque sería un contrato permanente.
Por este motivo, la empresa se ve obligada a no volver a contratarlo, es decir, debe buscar nueva gente y capacitarla, no aprovecha el tiempo ni el conocimiento del anterior empleado.
El director de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Cuenca, Santiago Pozo, magíster en Economía, opina que los nuevos contratos anunciados, en términos generales buscan mejorar el nivel de empleo y ayudar a las empresas para el tema de la rigidez del contrato indefinido.
El más demandado de todos, señala Pozo Rodríguez, es el sector turístico “ellos estiman que necesitan tener una modalidad de contratación diferente y absorberían unos 50 mil puestos de empleo en su modalidad”.
El resto de sectores son cíclicos como las cosechas cada seis meses, en ese lapso el trabajador labora para la cosecha y seis meses descansa, entonces ¿cómo hace el empleador para pagar el año? Por eso Pozo piensa que estas modalidades evitarán la rigidez.
Esta severidad hace que “muchas veces las empresas traten de presionar a los empleados a que hagan más actividades, limitándose la posibilidad de poder contratar más mano de obra”.
No obstante, el académico considera que, una vez que el Ministerio de Trabajo reconfirme los nuevos contratos, debe inspeccionar para controlar el cumplimiento y “no se desvíe el objetivo de esta política”.
Pozo cree que no está cerrada la posibilidad de que se incluyan más sectores para implementar nuevos contratos, sobre todo en las áreas bancaria, comercio y servicios. (ACR)-(I)

NORMA QUE REGULA
CONTRATOS TURÍSTICOS

1. Se crean las siguientes modalidades contractuales: “Contrato de Trabajo Especial por Evento a Jornada Parcial Discontinua para el Sector Turístico”; y, el “Contrato de Trabajo Especial Permanente a Jornada Especial Completa para el Sector Turístico”.
2. El contrato de trabajo deberá celebrarse por escrito, cumpliendo las formalidades, requisitos y condiciones contenidas en la Norma (Acuerdo Ministerial, Código de Trabajo y demás regulaciones especiales que el Ministerio de Trabajo emita para el efecto).
3. En el contrato debe constar: identificación de las partes contratantes, domicilio y celular de las partes, actividad u ocupación, actividad que va a realizar el trabajador, lugar de trabajo, duración del contrato, horario de trabajo a cumplir (el horario especial será debidamente aprobado por el Ministerio de Trabajo), la remuneración y forma de pago y documentos habilitantes.
4. El pago de la remuneración bajo estos contratos, se podrá realizar diariamente, semanalmente, quincenalmente o mensualmente conforme acuerden las partes.
5.- La remuneración del trabajador del sector turístico en general, no podrá ser inferior a la fijada por la Comisión Sectorial para cada actividad o su proporcional de ser del caso.
6. Descanso: el empleador previo acuerdo con el trabajador es responsable de fijar periodos de descanso regulares y de duración suficiente para preservar la salud y seguridad de los trabajadores del sector turístico. Etc. (I)