Batuta argentina con la Sinfónica

527
Emir Saúl trabaja con los músicos para dejar listo el concierto de hoy y mañana a las 20:00. LCC

Emir Saúl toma la batuta y durante esta semana dirige a la Orquesta Sinfónica de Cuenca. Emir es un director argentino que ha viajado y dirigido algunas orquestas del mundo.

Esta es la primera vez en Ecuador, y en Cuenca, por cierto, y dirigirá los conciertos que se presentarán el jueves, a las 20:00, en el Coliseo de la Unidad Educativa Borja, con motivo de los 80 años de vida institucional; y el viernes, a la misma hora, en la Catedral Vieja por las Bodas de Oro del Colegio Daniel Córdova Toral.

Tres grandes melodías conforman el repertorio Sinfonía número uno de Vasyl Kalinnikov. Adiós Nonino de Astor Piazzolla. Este gran compositor de extracto popular argentino compatriota del director invitado, tanto Piazzola como Saúl nacieron en Mar del Plata; y para cerrar el Concierto para Trombón, de Georg Christoph Wagenseil.

El repertorio resultó de diálogos y acuerdos con el director titular Michael Meissner, entre los dos buscaron una propuesta innovadora y por ello escogieron una de las propuestas de Kalinnikov, compositor romántico y muy poco tocado en Suramérica, sus propuestas se interpretan más en el este europeo, pero ahora se lo escuchará y por primera vez en la ciudad.

La obra de Piazzola es un arreglo hecho por el mismo Emir, un arreglo basado en cómo el mismo Astor lo tocaba con la orquesta de cuerdas, una instrumentación distinta a la que Emir traspasó para orquesta sinfónica. Ese arreglo lo realizó por el 2010. Emir tiene ya casi 30 años de trabajar en la música, en la dirección. Empezó muy joven y desde hace 30 años se fue para Italia, una puerta de acceso a otras ciudades, culturas y latitudes. Ingreso libre. (BSG)-(I)