Efraín Jara Idrovo

711

Semanas antes, la Municipalidad de Cuenca, por iniciativa de Jhony Jara, rindió un homenaje a Efraín Jara Idrovo con motivo de celebrarse el Día Internacional de la Poesía. Los miembros del Colectivo Casa Tomada, también habían previsto tiempo atrás un acto de homenaje a uno de los más grandes poetas nacionales recientemente fallecido Efraín Jara Idrovo, porque a más de la amistad y la deferencia que los unía, no quisieron dejar de presentarle un tributo, como poeta, como maestro y como ser humano.

Efraín perteneció a una generación clave en la poesía cuencana y nacional, junto con Eugenio Moreno Heredia y Jacinto Cordero Espinoza, sus amigos entrañables, compañeros de bohemia y de aquel vivir intenso que fue una de la características de Efraín jara, que solía decir “Hay que vivir como un pagano”, apurando hasta la heces aquel “Oficio de vivir” del que hablaba el poeta italiano Cesare Pavese. Insurgentes contra una sociedad pacata, y convencional, Efraín y sus compañeros de poesía, junto a Eudoxia Estrella, otra de las irreverentes de entonces, fueron sin duda una vanguardia en una ciudad que todavía se encontraba anclada en tradiciones antañosas y por lo general con el cultivo de una poesía que no había tocado las vanguardias, a excepción por supuesto de los hermanos Moreno Mora y César Dávila Andrade.

Su vocación de maestro fue fundamental en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuenca, en sus años de esplendor, cuando esta se convirtió en referente ineludible en los estudios literarios, con una espléndida cosecha de críticos como Alfonso Carrasco, María Rosa Crespo, Felipe Aguilar, Alejandro Mendoza, Marco Tello, María augusta Vintimilla y muchos otros.
Su poesía ganó pronto espacios universales, lenguajes renovadores, hasta situar a Efraín Jara Idrovo dentro de los poetas imprescindibles del Ecuador, y sin duda uno de los líricos de primera magnitud en la poesía hispanoamericana, con “El Almuerzo del solitario”, “Sollozo por Pedro Jara” o “In Memoriam”.
Diversas instituciones cuencanas y nacionales han rendido un merecido homenaje al poeta que deja un memorable legado literario.