Centro Etnográfico Interdisciplinario para la investigación

519

Un convenio firmado entre la Universidad de Cuenca y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, de Quito, permite la creación del Centro Etnográfico Interdisciplinario, iniciativa positiva para el austro del país, por ser entidades que unen experiencias para la creación de un espacio como motor importante para lo que en el futuro serán los estudios de antropología, el aporte a la investigación y lo que a partir de ello pueda darse.
Israel Idrovo y Jorge Núñez son parte del equipo que trabaja en el proyecto. La iniciativa de crear un centro entre la FLACSO y la Universidad de Cuenca responde a tres necesidades: primero, la complementariedad institucional entre las instituciones de educación superior: qué tiene FLACSO y qué tiene la Universidad de Cuenca.
La segunda, la pertinencia del alcance internacional y la investigación esto es; qué investigaciones necesitamos en el país y qué investigación puede tener un impacto en distintas disciplinas. Y la tercera que es entrar en el debate sobre quién y cómo se financia la investigación social.

La creación de este centro en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca sigue las estrategias adoptadas por la Maestría de Antropología de lo Contemporáneo, impulsada por la misma Facultad; es decir, se toma lo contemporáneo para así dar un giro a los estudios sobre antropología, esto es lograr estudios de comunidades indígenas debatiendo con estudios del gremio de los médicos, solo por citar un ejemplo.

Apoyo para la investiogación

Lo importante en estos proyectos es disponer de programas docentes con cierta madurez como la Maestría de Antropología, porque el apoyo a la investigación vendrá con los estudiantes. El centro cuenta además con el apoyo de Cris Garcés, y otros investigadores, tiene diversas líneas como: urbanismo, discapacidades, finanzas y tecnología, movimiento sociales y migración, cárceles, seguridad y más. Estas son líneas iniciales con más proyectos que están en marcha.

El trabajo del antropólogo ha evolucionado como disciplina desde su creación en los años 20 del siglo pasado, y además evoluciona como la propia etnografía hasta llegar a estas relaciones humano-máquina y la antropología de lo no humano. (BSG)-(I).