Darío Espinosa en la vida religiosa

Darío Espinosa Cordero es sacerdote jubilado que cumplió, recientemente, 85 años de edad.

460

En una reseña de su labor recuerda que se educó con su madre; sus años escolares fueron en el plantel de los Hermanos Cristianos y que ahí sintió la vocación por la vida religiosa.

En su niñez y adolescencia funcionaba, junto a la actual Catedral Nueva, todavía en construcción, el Seminario San Luis y en él, el Seminario Menor, a cargo de los sacerdotes jesuitas. Ahí cursó por cinco años.

Luego tomó los hábitos religiosos y se trasladó a Quito para estudiar en el Seminario Mayor y bajo la dirección de los padres lazaristas cursó dos años de filosofía y cuatro de teología.

Ordenado sacerdote fue destinado a Azogues por el obispo Manuel Serrano Abad. A algunas de esas comunidades rurales solo se llegaba a caballo, comenta.

Luego sirvió en Gualaceo, nuevamente en Azogues y en Ludo, su primera parroquia. De ahí fue trasladado a la parroquia El Sagrario, en la iglesia de San Francisco.

El arzobispo Luis Alberto Luna lo envió a estudiar en España y a su regresó trabajó en Girón y El Valle, en donde se jubiló, aunque aun celebra misa en el templo de las Conceptas y confiesa en la catedral. (AVB)-(I)