Historia, leyendas y patrimonio con Teatro Barojo

613
La primera fase de los recorridos por espacios patrimoniales empezó en abril y se inaugurará a finales de este mes.

Hay dos proyectos que Barojo hace efectivo dentro de su plan de trabajo. El primero, que tiene que ver con el estreno del “Cura sin cabeza”, que estrenó anoche, dentro de la segunda temporada de Cuenca en Cuentos; y el segundo proyecto que se refiere a la Ruta Histórica, relatos e historias de algunos lugares de la ciudad.
El proyecto de la “Ruta” es una línea de Cuenca en Cuentos, al que lo han denominado con “Vive el Patrimonio “, un programa por decirlo así que surgió desde el intercambio de ideas y experiencias con el público que vio algunas obras del Cuenca en Cuentos, y cuyos lugares de historias dejaban en los públicos las ganas de ir a conocer.
Este enfoque del trabajo escénico resulta de un compartimiento de experiencias y técnicas con el colectivo “Quito Eterno”, quienes realizan recorridos teatralizados para reforzar la visión y la técnica de hacer obras teatrales con una mixtura, esto es con la presentación de una obra que reúne técnicas de guianzas pero no pierde la esencia del relato a través del teatro.
Son obras que motivan y permiten conocer ese patrimonio arquitectónico, histórico, patrimonial y oral de manera integral, con historias y leyendas que según dice la gente sucedieron en esos lugares. La dramaturgia es un compendio de todas esas características. Este proyecto inició el primero de abril en el Museo de Las Conceptas, durará seis meses, y la inauguración oficial del mismo en la ciudad será a finales de este mes.
Por ahora se contempla escenarios de edificios públicos y privados. “Pensamos que esto permite a la ciudadanía conocer el patrimonio que tiene la urbe, como también para generar otros recursos que pueden utilizarse en el mantenimiento del mismo”, dice Piotr Zalamea, quien está a la cabeza de los dos proyectos.
La propuesta para la primera etapa es que estas formas de conocer el patrimonio desde el teatro se realicen cada quince días y en una segunda fase desarrollar una por semana. El fin de semana será el mejor momento, pues implica involucrar mayor gente a estos encuentros, y en horarios de la noche, salvo los recorridos para escuelas que serán en el día. Cada recorrido implicará por lo menos cuatro intérpretes y dos de logística. (BSG)-(I).