Las redes sociales, una ventana para…

Viviana Bernal Estrada

396

Es interesante el análisis sobre lo que se puede lograr con la información que publicamos en redes sociales; así como es interesante el análisis que toma “centésimas” de segundos, como se lo dice coloquialmente, para intuir la intención tras un nombre.

Reconozco que existen situaciones que generan malestar; pues, si por una parte existe la libertad de expresión y por ende el propósito de comunicar también existe el respeto a la privacidad y a los derechos de un ser humano; con mayor razón, si esta persona forma parte de los grupos de atención prioritaria reconocidos en nuestra Constitución.

Reconozco también que en la extensa dimensión tecnológica, no solo se trata de ganar o perder sino de aprender y enseñar; lo digo así, por una forma particular y altruista de dar un giro a lo que me rehúso a creer que lleva una fuerte carga de morbo y falsa sensibilidad.

Siempre apelaré a que la fuerza que surge de la suma de varias individualidades llegue a ser el poder para crear, innovar, construir y deconstruir las veces que sean necesarias en beneficio de nuestro prójimo, por sobre todas las cosas; sin embargo, este enfoque se nos va tan fácilmente de las manos cuando solo actuamos por protagonizar algo que no nos diferencia; al contrario, nos agrupa al tumulto de la polémica y adversa revictimización. (O)