Un programa realista

479

El Programa económico del gobierno de Lenín Moreno debió hacerse público esta semana, pero fue una vez postergado. Voceros del régimen han señalado que será presentado los primeros días de abril, luego de que se efectúen algunos últimos ajustes. Esta demora preocupa pero podría ser bienvenida si es que responde a mejoras que permitan mirar con mayor confianza el futuro del país. El ministro de Comercio Exterior ha dado algunas pistas sobre este importante documento, al señalar -por ejemplo- que no contempla un aumento en el IVA, rumor que había circulado profusamente en estos últimos días generando la consiguiente tensión.

La economía del país atraviesa por una crisis severa luego de que el anterior gobierno hiciera un manejo dispendioso de los gigantescos recursos económicos que recibió. Esos ingentes recursos no provinieron de políticas positivas de fomento de la producción o de medidas del régimen. Se originaron simplemente en los inusualmente altos precios del petróleo en los mercados internacionales. Cuando esos precios bajaron, el régimen de Correa acudió a la vieja y contraproducente fórmula de pedir préstamos externos. El país quedó endeudado en condiciones onerosas con altos intereses y plazos cortos. Se pre vendió el petróleo dejando al país embargado por muchos años. En suma, una pésima política económica que hoy nos pasa factura.

En las actuales circunstancias, la mayoría de análisis concuerdan en que el gobierno tiene que ir por dos caminos. Bajar el tamaño del estado e incentivar la producción. Ningún presupuesto puede aguantar la presencia de una maquinaria estatal obesa e ineficiente con decenas de ministerios creados en los tiempos de bonanza petrolera y gasto alegre de esos recursos. Respetando las áreas sociales, esa disminución del tamaño del estado es un imperativo. Y, no se puede seguir cargando de nuevos impuestos al sector productivo que requiere reactivarse para generar empleo y producir más. Esta no es la hora de paliativos ni medidas solamente para mantener la popularidad.