Escobar: “Por motivo de trabajo y entrenamiento me toca estar en un corre, corre”

611

Con seis representantes, Pichincha es la provincia con mayor aporte en la selección nacional de atletismo que participará con 22 deportistas en los Juegos Sudamericanos – Cochabamba 2018. Le sigue Azuay con cinco atletas: Paola Pérez, Mauricio Arteaga, Andrés Chocho, Byron Piedra y Daniel Pintado.

Entre los pichinchanos está el más alto de la delegación y con una historia muy peculiar. Es José Orlando Escobar Valencia. Tiene 26 años y una estatura de 1,96 metros que le vienen bien, asegura, para realizar un buen lanzamiento de jabalina.

“La estatura incide mucho porque el ángulo de salida es mucho mejor. La fuerza también te ayuda bastante, técnicamente no estamos tan bien pero estamos tratando de corregirle de a poco”.

Durante una semana se entrenó en Cuenca. La tranquilidad de una concentración contrasta con el ritmo que lleva cuando está fuera de las pistas. “Por motivo de trabajo y entrenamiento me toca estar en un corre, corre, todos los días. Salgo a entrenar, medio almuerzo, salgo al trabajo…”.

Es entrenador en un colegio de Quito y es guardia de seguridad en una discoteca. Este último oficio cumple los jueves, viernes y sábados. “Mata más que trabajar todos los días. Salgo a las 03:00, 04:00 dependiendo el día y de la cantidad de la gente. El jueves salgo a las 03:00-03:30 y a las 08:00 ya estoy entrenando. No se descansa mucho por el factor económico, hay una familia atrás de uno por quien responder”.

Escobar no forma parte del Plan de Alto Rendimiento, no obstante, cuando tiene la oportunidad de representar al país no duda en hacer algún sacrificio. Para competir en el Grand Prix Internacional Richard Boroto, el 25 de marzo, “tocó pedir permiso, se pierde plata pero ojala valga la pena. Yo sé que si porque se ha estado entrenado para esto”.

Escobar logró lo que buscaba. Al adjudicarse la medalla de oro consiguió un boleto para los Odesur. Una vez más Cuenca no le daba la espalda al espigado lanzador. “Esta plaza me ama y yo le amo a ella. Aunque está un poquito dañada la carrilera, mis mejores marcas las he conseguido aquí (en la pista Jefferson Pérez)”.

Su mejor marca es 74,68 metros. La puso en Cuenca el 15 de marzo del 2015. Después se estacó por una lesión en la rodilla. Con dirección del profesor Ramón Breto volvió por sus fueros el año pasado. En el Nacional de Quito alcanzó 70,78 metros, en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta – Colombia lanzó 70,35 metros y hace seis días en Cuenca registró 70,26 metros. (BST)-(D)