Nuevo santo “habita” en la Catedral Vieja de Cuenca

1205

Imagen de monseñor Óscar Arnulfo Romero será bendecida hoy, previo a la Misa Crismal de Jueves Santo.

Un nuevo santo “habita” en la Catedral Vieja, se trata de la imagen de monseñor Óscar Arnulfo Romero, en vida arzobispo de San Salvador y martirizado durante la guerra civil que sufrió el pueblo salvadoreño. La imagen será bendecida hoy, a las 08:30, por el arzobispo Marcos Pérez, en unión de los sacerdotes de Cuenca, previo a la Misa Crismal de Jueves Santo.

Luego de la bendición de la imagen, los sacerdotes y el arzobispo irán a la Catedral Nueva para la celebración de la Misa Crismal, de Jueves Santo, a las 09:00. En esta misa los primeros renuevan sus promesas sacerdotales.

“El Jueves Santo todo se centra en el sacerdocio de Cristo”, por eso la Misa Crismal, señaló el arzobispo.

Bolívar Piedra, vicario de la arquidiócesis, añadió que en esta misa, con la que se recuerda la institución del sacerdocio por parte de Jesús, se bendice, además el Santo Crisma.
Es un aceite perfumado utilizado en la celebración de sacramentos: bautismo, orden sacerdotal y confirmación; otro aceite se usa para la unción de los enfermos. Los aceites bendecidos se comparten para su uso en las parroquias.

Desde las 19:00, en cambio, será la celebración de la misa de la Cena del Señor. Se recordará a Jesús y su Última Cena con sus apóstoles, institución de la Eucaristía que, para los católicos, es la presencia real y verdadera de Cristo.

En esta misa se incluye el rito del “Lavatorio de los pies”, en memoria de la acción de Jesucristo con sus apóstoles. Se hará en la Catedral Nueva pero también en todas las parroquias, con cooperación de los agentes de pastoral.

Es además un símbolo: el sacerdote está destinado a darse: en la eucaristía que celebra y en los actos que realiza, dijo monseñor Pérez; el vicario suma la decisión de servicio y hacerlo con amor, así como Jesús dio la vida por todos. La eucaristía de deja expuesta para visita de los fieles hasta el día siguiente.

El jueves empieza el Triduo Pascual, tres días hasta la pascua del domingo. La pascua es el paso que experimentó el pueblo de Israel al ser liberado de Egipto y se rememora ahora como una renovación, explicó Piedra.

A más de estas celebraciones, el pueblo ha conservado la tradición de la Visita a las Siete Iglesias, con que se recuerda -explica monseñor Pérez- los pasos de Jesús antes de su suplicio: de la casa del sumo sacerdote a Herodes, de Herodes a Pilatos y viceversa. Mañana, Viernes Santo, habrá la Exaltación de la Cruz, desde las 15:00 y el Viacrucis Viviente, desde las 19:00.

Homenaje

La imagen para el culto de monseñor Romero, confeccionada en fibra, es obra del escultor Jimmy Gaibor, de Quito.

El religioso salvadoreño ha sido representado con el cáliz y la hostia en las manos, vestido con una casulla roja que tiene bordada, en el centro, los símbolos religiosos del gran vitral, del rosetón de la Catedral Nueva.

La capilla donde se encuentra la imagen está dominada por una pintura del Corazón de Cristo, en lo alto de la pared y en el altar, sobre el sagrario, una imagen del apóstol San Pedro. Bajo la escultura del apóstol, está la de Romero.

Aquí mismo serán expuestas dos vestiduras sacerdotales que le pertenecieron: una casulla y una estola, estas reliquias fueron donadas a Cuenca por la iglesia salvadoreña.
El testimonio de Romero es una lección para todos, pues monseñor Romero entregó la vida por los pobres y el pueblo, dijo monseñor Pérez. CUENCA.- (AVB)- (I)

ADECUACIÓN DE CAPILLA

La capilla donde estará monseñor Óscar Arnulfo Romero será adecuada para que se pueda celebrar la misa, los fieles puedan concurrir a orar, sin restricción, venerar la imagen de Romero o pedir su intercesión, en un espacio de “significación histórica profunda para los cuencanos”, dijo monseñor Marcos Pérez.

Romero fue asesinado, el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba misa, en una capilla, por lo que la iglesia católica lo considera mártir de la fe y se ha anunciado su canonización.
El cardenal de El Salvador, Gregorio Rosa Chávez, estuvo en Cuenca hace pocas semanas y compartió la personalidad y enseñanzas de Romero, el corazón sacerdotal de este pastor y mártir de la iglesia latinoamericana, entonces acordamos confeccionar una imagen para que el pueblo lo conozca, expresa el arzobispo de Cuenca. (AVB)-(I)