La salud en Venezuela está en peores condiciones de lo que se cree

558

Una encuesta en 104 establecimientos de salud en Venezuela, comisionada por la Asamblea Nacional, que controla la oposición, entrega una sombría imagen de un sistema de salud colapsado que golpea incluso los bienes y servicios más esenciales.

Según el reporte, la mayoría de laboratorios y servicios de nutrición de los hospitales están intermitente o completamente inoperativos. Estadísticas asombrosas muestran la escasez de productos como medicinas básicas, catéteres, suministros quirúrgicos y hasta fórmulas de alimento infantil.

Venezuela ha estado sumida en una espiral descendente durante varios años, causada por una combinación de la mala gestión de fondos del gobierno y la caída del precio del petróleo. Una inflación por las nubes ha creado escasez extrema de alimentos, medicinas y otros productos básicos, mientras que cortes planeados (y no planificados) de energía son comunes en todo el país y no discriminan entre servicios críticos como clínicas y hospitales y hogares promedio.

La encuesta encontró que el servicio de agua rara vez estaba disponible en las instalaciones de los centros de salud que participaron en la encuesta: 79% de estos no tenían agua potable del todo.

14% de las unidades de cuidados intensivos habían cerrado porque son incapaces de operar, y la gran mayoría de UCI abiertas tienen fallas intermitentes debido a la falta de suministros, según el reporte. Casi un cuarto de las unidades de cuidado intensivo pediátricas han cerrado.

Desde 2016, las muertes de recién nacidos han aumentado, pero los registros oficiales son difíciles de encontrar. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, despidió a la ministra de Salud Antonieta Caporale a principios de 2017, días después de que su departamento publicara su primer lote de datos relacionados con la salud en dos años. Este informe mostró un aumento en las tasas de mortalidad infantil y materna. Las muertes relacionadas con los embarazos aumentaron un 66% y 11.466 niños murieron, un aumento del 30%.

La gobernadora del estado Táchira, Lady Gómez, le dijo a CNN recientemente que tres personas murieron en su región el mismo día debido a los apagones. Dos de las muertes ocurrieron en el Hospital Padre Justo de Rubio, donde una batería falló. Las otras muertes ocurrieron en una sala de emergencia en la que el personal no tuvo suficiente gasolina para hacer funcionar los generadores del hospital. Entre los muertos había un bebé de 4 meses y un hombre de 78 años.

En el Hospital Materno de Caracas, los médicos le dijeron a CNN que su pabellón e infraestructura estaban funcionando, pero no hay medicinas para darles a los pacientes. En cambio, se espera que los pacientes lleven cualquier medicina o suministros que se necesiten para sus propios tratamientos. La mayoría de pacientes terminan pagando altos precios en el mercado negro, o dependen de familiares que han emigrado para que les envíen suministros médicos.

El acceso a la salud es para quien pueda pagar

Entre los establecimientos de salud que participaron en la encuestas, los hospitales privados y clínicas fueron los menos afectados en términos de escasez, algunos incluso informaron que tenían un servicio casi normal, pero solo para aquellos que podían pagarlo.

Un día en una unidad de cuidados intensivos puede costar entre 130 y 216 dólares al cambio actual. Dar a luz puede costar entre 75 y 200 dólares, dependiendo de la clínica. El salario mínimo en Venezuela es de cerca de 1,50 dólares mensuales, y los residentes reciben 4 dólares adicionales en cupones de alimentos emitidos por el gobierno.

La oposición está asombrada

La encuesta fue llevada a cabo los primeros 10 días de marzo de 2018, en conjunto o con Médicos por la Salud, una organización nacional de médicos y especialistas. La encuesta cubrió 55 ciudades y 22 de los 23 estados venezolanos.

El representante opositor de la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, quien también es oncólogo, presentó los resultados la semana pasada, y quedó sorprendido por las cifras: “No es posible que el 100% de los laboratorios de los hospitales del país no estén funcionando y las personas que necesitan transfusiones de sangre no tengan acceso a ellas”, dijo.

Dos horas después de la publicación de la encuesta, el ministro de Salud, Luis López, tuiteó una serie de fotografías mostrando instalaciones médicas y varios camiones llenos de lo que él llamó suministros médicos y medicamentos que fueron enviados a diferentes regiones del país. López dijo que el Gobierno envió 31.834 suministros médicos a un hospital en el estado costero de Falcón, por órdenes directas del presidente Nicolás Maduro.

Fuente: CNN