«Jorge Glas está condenado por un delito que no existe», alerta diputado chileno

710

Cuestionó que se haya juzgado a ex segundo mandatario por un delito derogado y que no se señale fechas del supuesto delito que cometió.

El diputado chileno Hugo Gutiérrez y su abogado, Rubén Jeréz, se refirieron a la visita que realizaron al exvicepresidente Jorge Glas en la cárcel 4 de Quito para verificar su situación y las irregularidades en el proceso seguido en contra del ex segundo mandatario.

Aseguraron que está condenado por un delito que no existe ya que se lo juzgó con el Código Penal anterior y no el vigente. «Yo no conocía a Jorge Glas, era uno como tantos millones en el mundo que poco sabía del caso de él, pero que los días que he llevado acá me he empapado. Después de contrastar fuentes, uno llega a una conclusión tan triste para la democracia ecuatoriana y para el estado de derecho».

“Él está siendo juzgado y condenado, primero por un delito que no se dictó el fuero por parte de la Asamblea Nacional, un delito que en Ecuador no existe.

En la conducta que se le reprochan a Jorge Glas data del año 2008 en adelante y lo vinculaban al delito de asociación ilícita que era una asociación de varias personas para cometer atentados a la vida o a la propiedad de otros.

Ese tipo penal cambia en 2014 y la asociación ilícita se tipifica de una manera distinta, es la asociación para cometer delitos, una nueva asociación ilícita, hay que comprobar la existencia de delitos”, acotó.

Por ello, aseguró que el delito por el que le quitaron el fuero a Glas “es un delito distinto por el que eventualmente debió haber sido juzgado anteriormente, pero ese delito antiguo ya no existe porque no está penado. Cambió toda la tipificación del delito, en consecuencia, hoy el delito por el que se juzga a Jorge es un delito distinto al que debió habérsele juzgado”.

Jeréz sostuvo que han encontrado muchas irregularidades. “Una autoridad democrática no puede ser víctima de una persecución de tipo penal porque eso podría causar hasta un golpe de Estado y eso hace que las constituciones consagren un sistema de tipo especial para que estas personas puedan ser sujetas de juicio penal.

Podríamos decir que su condición de autoridad democrática lo pone con un blindaje que requiere que para llevarlo a un juicio penal, la Asamblea, que es un órgano democrático, le quite ese blindaje para que ese juicio penal no se convierta en persecución”.

“Cuando uno ve la constitución ecuatoriana, el artículo que regula esto es el 120, numeral 10. La autorización no es un cheque en blanco, no es para que hagan con el vicepresidente lo que quieran, es una autorización para un enjuiciamiento penal y ahí es donde encontramos un error grave, garrafal.

El delito por el que autorizó (la Asamblea) a juzgar a Jorge Glases por el actual artículo 370 del Código Penal ecuatoriano, pero van y lo juzgan por el código penal derogado”, puntualizó el parlamentario.

En cambio, el jurista planteó que “si a Jorge Glas le hacen esto, quiere decir que ningún ecuatoriano está a salvo porque es tal la gravedad de esto (…) Se le tiene que juzgar por el delito que establece dicha autorización, es un juicio penal que respete las reglas del debido proceso, pero si yo entiendo que me están dando un cheque en blanco, quizás yo podría condenar a Jorge Glas a lo que a mí me parece y eso no es así.

Si yo me salgo de ese marco que me dio la Asamblea, todo es nulo. Más allá del tema probatorio, todo cae si yo me salgo de la autorización que la Asamblea me da”.

Además, dijo que se examinó la sentencia “y nosotros nos fijamos en el punto 9.3.1 que es donde se relatan los hechos por el que supuestamente se inculpa a Jorge Glas y esos hechos están en la dimensión desconocida porque no tiene ni fecha ni espacio, no se señala en qué fecha habría ocurrido la supuesta conducta que se le imputa ni en qué lugar. Si yo no determino el lugar donde supuestamente se cometió la conducta, seguramente la Asamblea no tendría nada que hacer si eventualmente estos hechos ocurrieron en otro país, considerando que el inicio de la imputación supuestamente deriva de una organización internacional”.

Gutiérrez cuestionó “porque los asambleístas hasta hoy no han alzado su voz y han dicho: Nosotros, señor Baca, le dijimos juzgue al señor Glas por el artículo 370 del código vigente y usted lo está persiguiendo y lo está condenando por un artículo que se encuentra derogado.

Los asambleístas deberían poner su grito en el cielo y decir: mire, aquí hay una persona que está siendo juzgada por un delito que nosotros no autorizamos a juzgarlo, pero no dicen nada, todos callan”.

Asimismo, aseguró que el fiscal Baca tomó el artículo del anterior Código Penal porque la pena era mayor. “Eso le permitía dictar la prisión preventiva, porque no le podía dictar con el nuevo artículo del Código Pena. Al dejarlo en prisión preventiva se podía dar la causal de abandono y quitarle la vicepresidencia. Es decir, se entiende como el juicio penal es instrumentalizado por objetivos políticos, lo que antaño siempre se criticó.

Estamos viendo un ejemplo bastante grafico como se utiliza una herramienta de persecución delincuencial para fines políticos”.

Al ser cuestionado porque su intención de entrar en este caso, el diputado comentó que “me caracterizo porque voy a ver situaciones carcelarias de muchos presos y son bastantes casos. Uno va a asegurarse de la situación carcelaria de las personas, en qué condiciones e encuentran, me lo pidió la familia, la veeduría preocupada de la situación de Jorge”.

“Tiene tres hernias, dos cervicales y una lumbar. Está tomando una serie de medicamentos.

El abogado Jeréz ha revisado la sentencia al revés y al derecho, nos juntamos con los abogados de la defensa y nos dimos cuenta de esto terrible que Jorge Glas estaba siendo juzgado y había sido condenado por un delito que ya había sido derogado”.

Jeréz expuso que las personas deben saber lo que sucede en este caso.

“Jorge Glas está secuestrado por el Estado con una justificación escandalosa que es que está ahí por un delito que no existe”. “No está preso por corrupción, no hay ninguna imputación, ninguna vinculación con Odebrecht. Es una situación que resulta ser inentendible”, agregó Gutiérrez.

Finalmente, explicó que deben tener un informe riguroso para hacerlo llegar a la cancillería chilena. “Fui a ver a una persona por razones humanitarias y resulta que nos encontramos que estaba privada de la libertad por un delito que no existe”.

Fuente: El Poder de la Palabra de ecuadorinmediato/radio