Puigdemont detenido y ciudadanos protagonizan disturbios en Cataluña

337

La policía alemana confirmó hoy la detención del expresidente catalán Carles Puigdemont en una autopista del país, donde entró a través de la frontera con Dinamarca.

Puigdemont, huido de la justicia española, quedó retenido a las 11.19 hora local (09.1 GMT), en la autopista A7, dirección sur, y quedó a disposición policial, informó a Efe Uwe Keller, portavoz de la Policía de lo Criminal en Kiel, capital del «Land» de Schleswig Holstein.

La retención la efectuó una patrulla policial cuando Puigdemont entraba en territorio alemán es el tramo norte de la autopista, que comunica Dinamarca con Alemania, según la fuente.

El expresidente catalán se encuentra bajo custodia policial, de acuerdo con el portavoz, quien declinó concretar el lugar en el que permanece retenido.

Puigdemont partió de Finlandia el sábado por la noche, según informó ayer el diputado finlandés Mikko Kärnä, quien le había invitado a ese país nórdico para ofrecer unas conferencias la semana pasada.

Aparentemente se dirigía hacia Bélgica, donde reside desde que se fugó de la Justicia española el año pasado.

Manifestaciones

Miles de personas se manifiestan en las calles de Barcelona (noreste), con algunos incidentes, contra la detención del expresidente regional independentista Carles Puigdemont, arrestado hoy por la Policía alemana en virtud de una orden europea dictada por la Justicia española.

Además, grupos de independentistas cortaron varias carreteras de la región española de Cataluña o entorpecieron la circulación por ellas.

En Barcelona se vivieron momentos de tensión durante una concentración independentista frente al edificio de la Delegación del Gobierno español, con algunos forcejeos entre centenares de manifestantes y los agentes antidisturbios de los Mossos d’Esquadra (policía regional catalana).

Algunos lanzaron huevos, latas, algún bote de humo y pintura amarilla contra las fuerzas del orden, que intentaban defender el perímetro de seguridad.

Los antidisturbios detuvieron a un independentista, cargaron contra los manifestantes y dispararon salvas para evitar que algunos rebasaran el cordón policial.

Convocados por los autodenominados «Comités de Defensa de la República» catalana (CDR), los manifestantes gritaban a favor de la huelga general y pedían la libertad de los encarcelados por el proceso independentista catalán, declarado «inconstitucional».

Los concentrados en Gerona, ciudad de la que fue alcalde Puigdemont, pintaron de amarillo la fachada de la subdelegación del Gobierno central y descolgaron la bandera de España. Ese color es el símbolo de los independentistas para reclamar la libertad de los líderes catalanes encarcelados, ya que los consideran «presos políticos».

También la organización independentista juvenil anticapitalista Arran marcó con letreros de «fascista» la casa que el juez que investiga el proceso independentista, Pablo Llarena, tiene en la localidad de Das (Gerona).

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial español pidió al Ministerio del Interior medidas para proteger a Llarena y a su familia. EFE