Cuencanos dejan sus huellas en las cumbres del Illiniza

497
Integrantes del “Intento a las cumbres del Illiniza” que se llevó a cabo entre el tres y cuatro de marzo. Cortesía

Paisajes únicos, en los que el ser humano se encuentra consigo mismo, fueron admirados a más de 5.000 m.s.n.m. por 25 apasionados del montañismo durante el “Intento de cumbre del Illiniza”, organizado por el Club de Andinismo Sangay.

“Los momentos de mayor conexión son los lugares sin wifi… Anímate a escapar de la rutina, dejar esa zona de confort y pilotear tu viaje. Imagínate explorando esos lugares que creíste que solo los verías en la tv, imagínate conquistándolos y abrazando ese momento sin quererte desprender…”.

Esta frase la compartió en redes sociales Carolina Román quien junto con su novio José Bustamante decidieron lanzarse a la travesía que tuvo dos partes: el ascenso a los picos Norte y Sur del Illiniza, un estratovolcán (compuesto por múltiples capas de lava endurecida, alternando con capas de piroclastos) situado a 100 km al suroeste de Quito.

Características

Javier Reino fue uno de los guías del Club azuayo que asistió con su experiencia. El punto de partida fue Chaupi a 3.300 m.s.n.m. Desde allí emprendieron una caminata de una hora y media a dos horas hasta el refugio Nuevos Horizontes a 4.700 m.s.n.m.

“El clima estuvo espectacular”, confiesa Reino y explica que al Illiniza Norte ascendió todo el grupo debido a que el grado de complejidad es menor al del Sur. Su componente principal es la roca. Empezaron el ascenso el tres de marzo a las 13:19.

Después de casi dos horas ya disfrutaban de hermosos paisajes a 5.157 m.s.n.m. Según el GPS, entre ir y volver recorrieron 2,56 km en cuatro horas y 13 minutos incluido un ascenso de 540 metros.

El grupo estaba conformado por Marco Guillén, Fausto Criollo, Francisco Sánchez, Karina Galarza, Daniel Rodas, Juan Fernando Borja, Silvia, David y Say González, Andrés Álvarez, Carolina Román, Jaime Gómez, Gabriela Gutiérrez, Ana Merchán, Lorena Torres, Sonia Bonilla, Sebastián Bustamante, Marcelo Escandón, Marco Antonio Saldaña, Javier Reino y Cristian Rodas.

Rumbo al Sur

El cuatro de marzo a las 3h15 solo 13 ascendieron al Illiniza Sur a 5.242 m.s.n.m. En este pico predomina la nieve y su inclinación oscila entre los 65 a 70 grados. Reino advierte que al tratarse de un ascenso semitécnico se precisa de gente que tenga conocimientos y experiencia en cuerdas, escalada, camprones y autodetención. La responsabilidad y seguridad se incrementan. Todos van bien equipados.

El clima les acompañó para que puedan cumplir con el objetivo. El hielo estaba compacto y la nieve perfecta para campronear sin mucha dificultad resalta Reino. En total recorrieron 2,9 km, con un ascenso de 598 metros, en cinco horas y 39 minutos (ida y vuelta).

A diferencia del primer pico, para que resulte exitoso el ascenso se formaron algunas cordadas compuestas por un guía y una persona no tan experta. La estrategia es clave. Reino comparte que cuando se asciende el guía va adelante, abriendo camino; en el descenso, el guía va atrás. De esta manera se evita que los no expertos se lleven por delante al guía ante una caída o resbalón.

Todo el grupo estuvo comandado por Fernando Iza, guía Aseguim (Asociación Ecuatoriana de Guías de Montaña). Las cordadas fueron las siguientes: Andrés Álvarez-Jaime Gómez; Daniel Rodas – Karina Galarza; Juan Molina – Ana Merchán; Cristian Rodas – Fausto Criollo; Javier Reino – Say González; William Iza – Sebastián Bustamante.

“Hacer los dos picos es una proeza”, remarca Reino al tiempo de señalar que la próxima cumbre planificada es la del Cotopaxi, entre el 28 y 29 de abril. (BST)-(D)