Un pintor de retratos al pastel y carboncillo

1162

En la calle del Artista, junto a la calle Sucre y Benigno Malo, se ubica todos los días Rayli Loy, para elaborar sus retratos al pastel y carboncillo. Llaman la atención el retrato vívido de una niña rubia de ojos azules, que ha tomado como modelo para plasmarlo con la técnica de colores al pastel en una cartulina. Este tipo de retratos tienen un costo de 20 dólares para los tres primeros clientes del día, resalta el artista. Normalmente este tipo de trabajos cuesta 70 dólares, aclara. Los retratos al carboncillo cuestan 10 dólares.

Para hacer uno generalmente le toma unas dos horas, y puede retratar al personaje en vivo, de una foto o incluso de una imagen del celular.

También puede pintar paisajes, mascotas y todo tipo de trabajos. El garantiza el acabado de sus obras y señala que ha sido catalogado como el artista más rápido en pintar retratos en Latinoamérica.

Su historia

Rayli Loy es un artista con ascendencia peruana por parte de madre y china por parte de padre. Indica que llegó a vivir en Cuenca desde hace unos 8 meses para mostrar su arte, que gracias a la acogida de sus clientes, ahora le permite vivir junto a su esposa, también de ascendencia asiática y peruana y a su hija.

Ellos se quieren quedar a vivir en Cuenca, porque señala que es una ciudad tranquila, sin estrés y más barata que Lima por ejemplo, donde cuenta que un arriendo puede llegar a costar hasta 1.000 dólares, mientras que en Cuenca un arriendo cuesta desde 150 dólares en adelante, según la comodidad que se tenga.

El forma parte de la gran cantidad de migrantes que en los últimos años y meses han llegado al Ecuador y en este caso a Cuenca, para buscar un mejor futuro y oportunidades. (COR) (I)