Artesanos piden a Gobierno ser parte del Programa Económico

487
Laura Márquez, artesana de Corte y Confección, ayer en el programa de capacitación de la Federación, tras el cual, también esta joven madre de tres hijos hizo sus planteamientos. ACR

Solicitan que no se les exija garantía con casas, cuando solicitan créditos a la banca pública y otros

La Federación Provincial de Artesanos Profesionales del Azuay, a través de sus representantes, solicita al Gobierno que en su Programa Económico que presentará este mes consten sus peticiones.

Entre las principales, que BanEcuador le conceda préstamos a la clase artesanal, pero sin exigirle bienes raíces como garantía.

“Por solicitar un crédito de cinco o diez mil dólares a la banca pública, queremos que no nos pidan a los artesanos un garante con bienes raíces; no tenemos quien nos garantice con una casa porque ahora les da miedo”, alerta Piedad Soto, presidenta de la Federación.

Además, solicita que no se les exija llevar contabilidad a los artesanos que hayan facturado menos de 300 mil dólares al año y que no sea una obligación para ellos la facturación electrónica.

Impuestos

Soto piensa que será fundamental que en la propuesta económica del régimen no se considere la creación de más impuestos porque irremediablemente afectará a los artesanos en general.

El artesano Washington Durán, latonero profesional, opina que “el desarrollo del artesano no se ha venido dando porque tenemos muchas limitaciones y parece que las políticas de Gobierno han apuntado hacia eso, a que siempre quedemos solo hasta una posición y no podamos más”.

Señala que el sector artesanal necesita un impulso “para salir”, para lo cual aspira que el Gobierno en el programa económico muestre reales incentivos para la importación de maquinaria a fin de que los talleres artesanales se tecnifiquen; y, que los impulse a crear sus propias microempresas.

Controles

Estas y otras sugerencias, para el gobierno de Lenin Moreno, plantearon los artesanos ayer en el marco de su programa de capacitación, con la participación de artesanas de diferentes ramas: corte y confección, belleza, panadería, marmolería y más.

La capacitación, que se realizó en tres jornadas para dar facilidades horarias, la dictó Mónica Guillén, respecto a bordado en cinta sobre pintura en lienzo. El curso no tuvo costo, excepto diez dólares por persona que les cobró la Federación para la compra de materiales.

Laura Márquez, de 50 años de edad, 20 de los cuales se dedica al oficio de corte y confección, le solicita al Gobierno que controle más la competencia desleal que enfrentan los artesanos cuencanos frente a la “avalancha” de ropa a precios más bajos que ingresa al país desde Perú, Colombia y Panamá.

Mientras el artesano local paga: arriendo de local, energía eléctrica, mano de obra de los operarios, materia prima y más herramientas de trabajo en dólares, además que importar telas, los artesanos de los vecinos países tienen costos de producción más bajos, por lo tanto, dice Márquez, pueden vender más barato sus confecciones, lo que afecta a la producción ecuatoriana. (ACR)-(I)

CIFRAS

5

dólares cuesta la tela más barata en Cuenca para confeccionar un pantalón; por mano de obra, hilo, electricidad y más el artesano lo vende a 10 dólares. Pero compite con: 2 pantalones hechos en Perú, que se venden en Cuenca a 5 dólares.

30

o 40 dólares es el costo promedio de cada cuadro que venderán las artesanas que participaron en la formación de ayer, curso por el que pagaron 10 dólares, pero debido a algunos materiales.