Público tiene voz y voto en el Salón de Comunicación

205
Hombres, mujeres, estudiantes participan de esta muestra y dan su voto para elegir a la publicidad inclusiva y la sexista. LCC

La XIV edición del Salón de la Comunicación estará activo hasta el viernes. La muestra se expone en una de las salas de la planta alta del Museo de la Ciudad. El salón es un programa organizada por la Fundación Gamma, que es parte de la Secretaría Técnica del Observatorio Ciudadano de la Comunicación, OCC.

Esta edición expone un recorrido gráfico de lo que ha sido el salón desde la primera edición desarrollada en el 2005 hasta el evento de esta semana. Juan Carlos López, integrante del equipo técnico y de comunicación del encuentro, señala que, para el OCC es importante mostrar esa participación activa de la ciudadanía, en su mayoría estudiantes, y que año tras año analizan los mensajes de las publicidades definidas, y cómo los mensajes transmitidos en ella alimentan el pleno ejercicio de los derechos humanos. Desde el primer salón hasta este último, el OCC se encarga de mostrar a la ciudadanía todo ese trabajo.

El salón muestra 24 afiches de anuncios publicitarios impresos, ocho de producidos en radio y ocho de televisión. Si bien los medios masivos tienen su cuota de influencia en la sociedad, en estos tiempos de tecnologías de la comunicación e in formación, TICs se tomaron algunas muestras de anuncios que se que se emitieron por redes sociales.

El año anterior se hizo algo similar, los resultados de los estudios a estas plataformas muestran, cómo la sociedad pasó de consumir mensajes por medios tradicionales a mensajes que se emiten por medios digitales, pero con los mismos conceptos, sin mayores cambios en sus productos. “Casi no se ve mucha diferencia entre la publicidad que se hace para las plataformas digitales, que aquella que se emite en los medios convencionales”, dice López.

La selección
Las 40 muestras que se presentan en este año, se conforman con 24 afiches, ocho anuncios de radio y ocho de televisión, cuyos contenidos se analizaron a lo largo del 2017.

Una parte de estos afiches son producto de denuncias o felicitaciones que hacen los públicos; mientras otros formaron el conjunto del estudio técnico que el observatorio realizó en agosto y noviembre del año que pasado; de esa base de datos salieron algunas publicidades calificadas para el salón, aquellas que tienen elementos inclusivos como también las que tienen mensajes de exclusión, violencia y otros aspectos negativos.

Una vez que el visitante llega a la muestra recibe una papeleta para votar, allí el participante especifica su edad, sexo, ocupación, y luego de eso da su voto por la publicidad sexista y por la publicidad inclusiva en radio, televisión, impreso que puede ser en vallas o prensa.

La publicidad inclusiva que mayor votación reciba se envía hasta el Concejo Cantonal, para que reciba la presea Dolores J. Torres; además se entregan dos reconocimientos; el Premio Equidad, para la mejor publicidad; y la sanciones ignominia, ultraje y vergüenza para la que tenga mayor votación de rechazo, todo ese pronunciamiento sale desde el público.

El salón cuenta con un espacio de publicidad alternativa, en ella están propuestas que permiten mostrar que si se puede plantear una publicidad diferente sin apelar a estereotipos. Hay otras propuestas explicativas en las cuales el espectador se adentra a parámetros de cómo analizar la publicidad. Hasta el viernes el público puede participar y dar su voto. (BSG)-(I).