Reformas buscan regular los grafitis

504
Los muros de varias casas en la avenida Loja están llenos de “tags” que son rayones o manchas de pintura. PVI

Las paredes de viviendas e incluso monumentos históricos están manchados con rayones hechos con pintura.

Plantear un equilibrio de la estética cultural y de convivencia ciudadana es la propuesta de la reforma a la “Ordenanza Reguladora del Uso del Espacio Público para Arte Grafiti y Mural, así como para Difusión de Información”, aprobada el 6 de julio del 2012.
El objetivo de esta ordenanza es establecer mecanismos por los que el Municipio promueva la creación y mantenimiento de murales y arte grafiti en el espacio público como una propuesta estética urbana y de apropiación del espacio público por parte de sus artistas.
Sin embargo, en las paredes de viviendas y edificios en varios sectores de la ciudad es común ver rayones y manchas de pintura. Incluso hay monumentos que han sido manchados.
Pero hay una diferencia entre el grafiti y los rayones o garabatos que se conocen como “tags”.
Un grafiti es una modalidad de pintura libre que se destaca por su ilegalidad y que generalmente se realiza en espacios urbanos, pero tiene un concepto artístico. Mientras que un “tag” es la firma de quien hace el grafiti o la escritura de mensajes o nombres, pero en el caso de Cuenca se han convertido en garabatos que dañan las paredes.

Propuesta

Iván Granda, concejal que preside la Comisión de Legislación, comenta que se cuenta con una reforma a la actual ordenanza para generar condiciones de mayores espacios artístico culturales, con el fin de que “el buen gratfiti le gane al tag”.
Se pretende reformar siete artículos de la ordenanza, pero previamente se efectuará una campaña educomunicativa para socializar y discutir la propuesta con los habitantes de los barrios, con los artistas y todos los que quieran contribuir en la propuesta. Se prevé que la campaña inicie en 15 días.
Si bien en el cuerpo normativo que regula el uso del espacio público para el grafiti se cuentan con sanciones, “en los últimos dos años no ha habido una sola persona sancionada…”, menciona Granda.
De ahí que más que buscar sanciones, el objetivo es vincular el grafiti con la estética de la ciudad y generar consciencia sobre el cuidado de los espacios públicos, sobre todo de las áreas patrimoniales.

Sectores

En la avenida Loja, desde la intersección con la avenida Diez de Agosto hasta la Remigio Crespo, se ven varios muros de viviendas manchadas con “tags”.
Lo mismo se ve en los portales de las calles Benigno Malo, entre Mariscal Sucre y Presidente Córdova y Presidente Córdova entre Benigno Malo y Padre Aguirre. Aunque en las puertas de algunos negocios, en estos portales, también hay grafitis.
Para Elizabeth Vázquez, transeúnte, los rayones dan mal aspecto a la ciudad “porque no significan nada. No se entiende”.
Ella cree que se deberían hacer más controles y sancionar a quienes dañan al espacio público.
Vázquez dice que no sabía que existe una ordenanza sobre el tema y si la hay deberían aplicarla y multar a los que no respetan la ciudad. (PVI)-(I)