En CAI ven al arte como vía para una reinserción

452

En el rincón de una oficina reposan ocho guitarras, unas tienen las cinco cuerdas, otras no. Las ocho son parte de las 16 que necesita el Centro de Adolescentes Infractores, CAI, para hacer efectivo su proyecto de talleres artísticos musicales.

Jacinta Zea, Coordinadora del CAI, dice que por ahora se busca el apoyo para fortalecer el trabajo de re-inserción social, laboral y de justicia reiterativa, para los 35 chicos de entre 13 y 21 años que están en el Centro y que vienen de diferentes ciudades del país.

Faltan ocho guitarras para cumplir con la meta de 16 instrumentos destinados a un igual número de chicos interesados en ser parte del proyecto. A decir de Zeas, La Vice-Prefecta Cecilia Alvarado ofreció llegar hoy al Centro para entregar dos guitarras más; y se espera que poco a poco lleguen los instrumentos ofrecidos por un extranjero, un concejal, un representante de una iglesia cristina, y una de la ex reina de Cuenca Stefany Chalco.

En realidad, la donación siempre seguirá en pie, porque los que deseen pueden donar guitarras o también cuerdas para adecuar esas que no tienen.

Convenio
El proyecto de formación artística requiere la firma de un convenio entre el CAI y el Conservatorio Superior José María Rodríguez. Los acercamientos con este centro de formación superior empezaron en enero de este año, cuando se solicitó y de manera formal al rector Boris Chumbi, el apoyo para dictar los talleres de música, danzas o formación del grupo musical.

Chumbi hizo la propuesta para firmar ese convenio, dijo Jacinta. Se espera que el mismo se haga efectivo este mes y dure por lo menos un año para que sea sostenible. Una vez firmado el acuerdo, inmediatamente empezarán las clases, bajo la instrucción de Carlo Magno García y otros profesores y estudiantes del Conservatorio. Hace dos semanas, García ya mantuvo la primera reunión con los potenciales alumnos, porque la idea es desarrollar clases personalizadas.

La firma de dicho convenio se hará entre la ministra de Justicia Rosana Alvarado y el Rector del Conservatorio, con este documento, los 16 jóvenes ya anotados para el programa empezarán con las clases que, a decir de Jacinta Zeas, serán –según las previsiones- hasta diciembre.

Para llegar al mundo de las artes, el CAI mantiene dentro de las actividades para los internos talleres para aprender el oficio de la carpintería, así mismo desarrolla procesos de educación tanto básica como bachillerato, y dentro de las artes hace poco empezaron con la pintura, producto de ello es un gran mural que se plasma en uno de los muros del CAI, una propuesta que enseña la belleza paisajística de Cuenca. El mural aún no termina, los directivos de la institución solicitarán ayuda al Ministerio de Cultura y Patrimonio para culminar la obra.

El arte como parte de la formación
La aspiración de llevar el acto artístico a este centro no se queda solo en la música, Zeas añadió que está en carpeta un proyecto de trabajo con la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca para continuar con el tema de los murales, grafittis, o trabajos en artes escénicas.

Empezar con una formación en guitarra responde a la afinidad de los chicos con ella y a la decisión de Carlo Magno García de emprender en el proyecto a través de la motivación a los futuros artistas. “La música, en edades como las que tienen ellos, es importante porque forma parte de su vida, por eso sueñan con hacer una banda, un conjunto musical, y expresar lo que tienen adentro”, afirma Zeas.

Si el conservatorio pone instructores y metodología de trabajo, el CAI aporta con los instrumentos, guitarras, espacio físico y la presencia de los estudiantes. Los horarios de clases entraron a análisis, se plantean desarrollar jornadas de dos horas diarias en la mañana y tarde, sin afectar las clases de carpintería.

“Invitamos a la ciudadanía para que apoyen a estos chicos no como caridad sino como responsabilidad social” explica la Coordinadora del CAI, quien apela a la voluntad de los ciudadanos para la donación de cuerdas y de instrumentos musicales –guitarras por ahora- no importa usadas, pero si en buen estado, el sueño de cada chico es tener un instrumento para él en sus manos. (BSG)-(I).