Aprendamos kichwa y shuar, para rescatar las lenguas originarias

2247

Lingüistas, conocedores de la lenguas originarias, profesores, son los encargados de desarrollar el programa de enseñanza de las lenguas ancestrales el kichwa y el shuar en Zamora Chinchipe.

Aprender kichwa o shuar en Zamora Chinchipe, es una forma de mantener en vigencia las lenguas ancestrales pertenecientes a dos de las nacionalidades que cuentan con mayor presencia en ese espacio.

El proyecto “Shuar Chicham Unuimiararte” “Aprendamos lengua shuar” y otro similar de kichwa que tiene como título “Kichwa Shimita Yachashunchic” ya se ejecutan desde el 2016 y hasta ahora ha dejado 400 estudiantes inmersos dentro de las lenguas originarias.

“Este es un programa del GAD Provincial de Zamora Chinchipe, que tiene como fin fortalecer a pueblos y nacionalidades. Además, sabiendo que esto no es nuestra competencia, para ejecutarse firmó un convenio con la Casa de la Cultura y entidades afines. Con la Casa de la Cultura el convenio se orientó a implantar planes socio culturales”, dice Manuel Madina, Director de Gestión Social, Turismo e Interculturalidad.

Para el proceso de enseñanza – aprendizaje, los directores del sistema de capacitación han editado módulos para tres niveles de formación, cada nivel cuenta con diez unidades. Los libros se han estructurado de tal manera que posibiliten fortalecer los pueblos y nacionalidades de la provincia de Zamora Chinchipe y rescatar las lenguas ancestrales kichwa y shuar, éste último que es de los pueblos nativos de la provincia.

La ejecución del proyecto por parte del GAD Provincial necesitó la firma de algunos convenios, con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, y el Ministerio de Cultura y Patrimonio para poder sustentar en la parte legal, esos convenios facultan implementar este tipo de capacitación.

Los textos en los tres niveles cuentan con ilustraciones gráficas que toman aspectos de la cultura shuar y saraguro de la zona, paisajes propios que tengan relación con la cultura y la comunidad. Esto facilita el aprendizaje y relaciona a cada término con el contexto en el que se desenvuelve el estudiante.

La lengua shuar es una de las lenguas nativas históricamente usadas por la población jivarona, desde antes de la llegada de los españoles y misioneros católicos y que luego con la intervención de estos actores de manera lenta ha ido desapareciendo, fenómeno que se registra desde hace décadas atrás. Así lo dice, el módulo del nivel uno de la formación de kichwa. Frente a esto Manuel medina, funcionario detalla algunos aspectos del programa.

¿Cómo se empezó?
Se contrató la elaboración de módulos didácticos para recuperar las lenguas originarias de las nacionalidades de Zamora Chinchipe, especialmente la lengua kichwa, de los saraguro; y la lengua shuar que es de las comunidades shuar. Por eso logramos el año pasado, con un trabajo elaborar los módulos e implementando cursos de lenguas originales para shuar y kichwas.

¿Este proceso de formación se aplica a hispano hablantes?
Exacto, está orientado a un público que no conoce y no sabe hablar la lengua que tenemos y que son el kichwa y el shuar. Esto es para las personas que quieran aprender, no es sólo para quienes quieran rescatar la lengua originario, todos pueden acceder ya sean hispanos o los mismos miembros de las nacionalidades.

¿Cómo se dictan los cursos?
En el primer nivel se dictan cursos con 60 horas de duración. Eso ya lo hicimos el año pasado en tres áreas geográficas de la provincia. Por los kichwas esperaban aprendiendo gente de Yacuambi, también los de Nangaritza, los de Paquisha, y en Yanzatza, en la comunidad de San Vicente, que son lugares donde se asientan los kichwa hablantes.

¿Y el shuar?
Mientras el shuar, que también se aplica en primero, segundo y tercer nivel, se trabaja en tres regiones igual de la provincia, en yacuambi, en el Kim, en el centro Kim que es una comunidad shuar, luego en otro que es Shaymin, en el alto Nangaritza, en El Pangui en el centro shuar que se llama Uentz; donde se aplica el primero, segundo y tercer nivel; eso sucedió el año pasado, y como resultado de esa experiencia vamos a formalizar esos sistemas de capacitación, ya no sólo en la lengua, sino la idea es convertir esos espacios en escuelas de formación y capacitación para el liderazgo comunitario, teniendo como módulo base las lenguas, y que tienen que aprobar todos los que van a cursar esta escuela.

¿Por qué formar una escuela?
Dan mayor sostenibilidad, porque los cursos así sueltos no dan muchos resultados, necesitamos formalizar un poco y mayor rigurosidad para poder tener resultados del rescate tanto de la lengua, la cultura, del liderazgo y con más proyección.

¿El kichwa se enseñan a población que se reconoce como saraguro y no dominan el kichwa, pero ellos pueden aprender shuar; y lo mismo sucede con los shuar?
Claro todo depende del interés, ahora por esas cuestiones de la interculturalidad y la necesidad de la interrelación social hay una fusión étnica entre los Shuar y Saraguro y viceversa, entonces los dos grupos pueden interesarse por aprender la lengua; todo depende de eso, del interés; los shuar pueden intercambiar kichwa, y el kichwa saraguro puede aprender shuar. Esa condición ya se dan porque en este espacio hay donde conviven las dos nacionalidades.

¿Quienes son los profesores?
Son gente que dominan las lenguas, hemos contratado lingüistas, tanto del shuar como kichwa, pero también son profesores que dominan la lengua, o personas de alguna comunidad que no han perdido la lengua; porque la lengua se pierde con la juventud, desde los 12 años en adelante hasta lo 40 años, la gente no sabe mucho sus lenguas originarios, de 40 para arriba la gente habla sus idiomas; pero la juventud pierde la lengua.

Cuáles son las técnicas pedagógicas que utilizan para el libro y la enseñanza: ilustraciones, fotografías para hacer de fácil comprensión las dos lenguas?
Bueno en primer lugar el enfoque es empezar con lo básico y lo cotidiano, esto es con palabras comunes, y para lograr eso la parte didáctica se ha elaborado con partes sencillas, traducciones que estén relacionadas a la realidad de la comunidad, y términos que sean más usados en la gente hablante. A eso se suman ejercicios prácticos, un grupo de palabras como vocabulario, se ha elaborado el módulo con cada unidad y cada módulo tiene 10 unidades; entonces al final de cubrir las diez unidades se calcula que el estudiante rescata en un 40 a 50% su lengua, todo depende de la dedicación.

¿Desde hace cuando se aplica ese sistema modular para rescatar las lenguas kichwa y shuar?
Desde el 2014 se empezó a diseñar, el 2015 se trabajó más en eso y en el 2016 se entró a la práctica y seguirá hasta el 2019.

¿Cuántos cursos se han impartido y cuántos, entre niños, jóvenes, adultos han sido parte de ellos?
El año pasado logramos capacitar unos 200 kichwas y unos 200 shuar, que se han beneficiado de todos los grupos.

¿Este año desde cuando arranca la capacitación una vez más?
Desde este mes (mayo) vamos a empezar la capacitación; no vamos a cubrir a muchos participantes porque se va a convertir en una escuela, reducimos el número de estudiantes con la finalidad de tener mayor objetividad en el aprendizaje. Los cursos son gratis, financiado por el GAD Provincial de Zamora Chinchipe.

Y los horarios?
Dos días por mes se harán los talleres que en total son diez en todo el año, los fines de semana, especialmente sábados y domingos van a tener taller los jóvenes, serán dos fines de semana de todos los meses hasta cumplir la meta en diciembre.

¿Tiene sistemas de evaluación al aprendizaje?
En el mismo módulo se contempla un sistema de evaluación que está monitoreado por un facilitador, ese es un sistema para auto-evaluar el proyecto, que no tiene una modalidad tipo académico como una universidad para tomar pruebas, pero se trata de auto-evaluar y el estudiante responda a conciencia lo que ha aprendido en el módulo.

¿Hay clasificación por niveles, es decir estudiantes primero, segundo o tercer nivel?
Sí, vamos a ver en el grupo si hay personas que dominan la lengua se clasifican de acuerdo al dominio y se lo ubica en un nivel mayor.

¿Cuántos facilitadores de kichwa y shuar tienen?
Son lingüistas contratados, son pocos, tampoco es que se ha ampliado a todas las comunidades, y eso por la falta de recursos económicos, pero por lo menos es una iniciativa que queremos empezar y tener un producto luego de dos años, con unas 30 o 40 personas que dominen la lengua y repliquen los saberes en otras comunidades.

¿Los habitantes más urbanos son quienes pierden el idioma ante la presencia masiva del castellano?
Sí, eso es lo que influye bastante, es el sistema educativo mismo en el que predomina una sola lengua como es el español; por otro lado la urbanidad porque todo el comercio y otras actividades se lo hace en español, esto influye y hace que quienes están dentro de estos espacios olviden con facilidad la lengua originaria.

¿Cómo se clasifican los noveles, gramática, sintaxis, conversación?
Sí; en el nivel uno lo básico; en el nivel dos entramos con gramática; y en el nivel tres empezamos con diálogos, aplicando lo básico del primer nivel y algunas reglas gramaticales, que es la aplicación para empezar hablar. (BSG)-(Intercultural).