“He tenido reconocimientos de otros países del mundo, menos en el Ecuador”

384

A Alfonso Cachiguango, fundador de los Ñanda Mañachi hace 48 años, cuando apenas tuvo 12 años de edad, le pega muy bien este dicho: “Nadie es profeta en su propia tierra”. Su trabajo ha sido reconocido por otros países del mundo, pero no por el Estado Ecuatoriano.
—-

El estuche del violín se convierte por momentos en la caja mágica, donde los espectadores pueden depositar la contribución voluntaria por disfrutar de un concierto de los Ñanda Mañachi al aire libre. De hecho, el estuche está vacío porque el violín acompañan las melodías que se ofrece al público.

La agrupación musical originaria de Peguche tiene cosas interesantes, a más de su estilo artístico, su peculiar forma de presentar los espectáculos, hay otro que se nota así de rápido, el estampado que lleva el estuche del bajo y que dice Grupo Ñanda Mañachi, Música andina de los Andes, allí en ese sello blanco que tiene en una esquina los colores de la bandera están los contactos que pueden hacer tanto en Ecuador como en Bolivia.

Y es que en el país gobernado por Evo Morales, los músicos ecuatorianos originarios de Peguche tienen una sede, allá en odeón Huancachoque. Esa es la información que medio borrosa por el paso del tiempo y gasto de la tinta, se lee.

Cachiguango es el hombre más feliz cuando habla de sus composiciones musicales, de sus creaciones en letra y música; y así como expresa su alegría también deja notar el orgullo de pertenecer a una de las etnias ecuatorianas. En una entrevista Cachiguango dice:

¿Desde cuándo Alfonso Cachiguango está en el mundo de la música?
Nací en 1955, a los cuatro años de edad comencé hacer música y que gusto estar hasta este tiempo tratando de participar a la gente nuestra música ecuatoriana, solo ecuatoriana, de ninguna otra parte de Sudamérica, esto es de Ecuador, danzantes, fandangos, intiraymis, son las mejores creaciones que uno hace para que escuchen en todo el mundo.

¿Proviene de una familia de músicos?
Mi padre fue músico de casa. Mi abuelo igual, yo soy compositor y arreglista, yo encuentro las formas de arreglar para cantar las situaciones de la vida, lo que es la soledad, los que tienen dinero, lo que pasa en la vida, las traiciones de las mujeres, pero eso no importa porque no sólo en Ecuador pasa eso, con todo eso se hace la música que interpretamos.

¿Qué es el “Tus, tus, tus, nombre de una de las melodías?
Por ejemplo, el “Tus tus tus”, es el tostadito, es una manera de decir o avisar a la gente que hay un tiesto de barro donde se pone el maíz y cuando está caliente revienta y suena tus, tus, tus. Es lindo participar a los demás esa forma de vivencia y comunicando a la gente todo lo que hacemos nosotros, como es el tus, tus, tus, que es el tostadito.

¿Cuál fue el primer instrumento musical que llegó a sus manos?
A los cuatros años empiezo hacer música. El primer instrumento fue una guitarra pequeña comprada en dos reales. Después aprendí mandolina, guitarra, también aprendí a hacer instrumentos, para eso cortaba carrizos, hacía huecos y todo eso lo aprendí por curioso.

¿Cómo va penetrándose en el mundo de la música?
Poco a poco me perfecciono en la música, yo he nacido casi músico, desde el seno, desde el vientre de la madre; cuando tenía cuatro años ya era músico, apenas hablaba kichwa porque hablo kichwa español. Yo soy autodidacta, toco 28 instrumentos, construyo instrumentos, soy compositor, pertenezco a la sociedad de Autores y Compositores Ecuatorianos y al Instituto Ecuatoriano de Patrimonio Cultural,INPC, porque soy Patrimonio del Ecuador, me eligieron en este año las universidades. Soy creador de música ecuatoriana para el mundo, no solo para Ecuador.

¿Ha sido reconocido en otros países del mundo?
Tengo reconocimientos de Perú. Bolivia, Chile, Argentina Colombia, Venezuela, México, Estados Unidos, viví cinco años en Canadá. A nivel de Europa me ha reconocido Alemania, España, Francia, Finlandia, Arabia Saudita, en el Asia; he tenido reconocimientos de allá, menos en el Ecuador.

¿Cuándo nace la idea de formar el grupo Ñanda Mañiachi?
Fueron los amigos que siempre participaban en las fiestas, todos ellos siempre querían formar un grupo de música con amigos nada más, nada de profesionales. A los doce años de edad me llegó la idea de formar ese grupo de música que se llamaba entonces “Rumiñahui”, después formamos danza, después hicimos otros grupos, nos llamábamos los “Indo América”, al final fue Ñanda Mañachi, un grupo que en 1969 fue formado y gracias a la voluntad de seguir adelante seguimos.

¿Usted es kichwa hablante?
Soy kichwa-español, en todas las comunidades de Otavalo utilizamos ese término para pasar de un lado a otro, porque uno se vive adentro de la familia y se pasa por un callejonsito pidiendo prestado al vecino. Ñanda es camino, Mañachi es préstame, o sea para pasar a donde vivo y tengo que hacer las cosas, tengo que decir préstame el camino.

¿Cómo trabajar con la identidad?
Con lo que se vive, con las cosas que desaparecen; uno también tiene que estar identificado, no hay que perder ni la identidad, ni el kichwa, aunque se viva en la ciudad hay que hablar kichwa y español, ahí la identidad es mejor, más bonita. Hasta más para el turismo hay que saber los dos idiomas, porque el otavaleño habla cuatro o cinco idiomas. Los otavalos viven en una ciudad a donde llegan turistas del mundo, por ende hay gente que habla ruso, finlandés, alemán, francés, inglés, y portugués porque tengo familia en Brasil.

¿Son más de 60 músicos en el mundo, donde nomas están?
Los Ñanda están en Australia Estados Unidos, Japón, en la India, Rusia, Alemania, Francia y donde más que hay que cantar, allá en España: Yo soy el director musical y fundador, tengo como mil temas musicales, 470 inéditos, toda esa música es para el mundo. No recibo ningún beneficio de ninguna empresa, he manejado solo ya tengo 60 años y me duele que no se reconozca en Ecuador el trabajo que es reconocido en otros países.

¿Sus compañeros que fundaron la agrupación eran jóvenes como usted?
El único chiquillo era yo, todos eran mas mayores. Ellos ya se fueron, estarán con alguien en otro mundo, quiero decir que algunos ya murieron porque si yo tenía 12 años ellos tenían como 35. A esos mayores tenemos que respetar, porque me enseñaron y yo aprendí.

¿Cómo ha sido la incorporación de nuevos integrantes al grupo en estos 48 años?
Cada vez hay más integrantes, eso es muy largo de contar, ellos siempre han venido a mi casa aprender, yo he regalado instrumentos, unos se han hecho profesionales, otros se han quedado por falta de medios económicos, para ellos fue difícil seguir adelante, porque en Ecuador, el músico se muere de pobre.

¿Sus hijos y nietos también forman parte del grupo?
Todos somos músicos en la casa. Mujeres y hombres también participan. Las únicas amas de casa son las esposas que cantan, acompañan, ellas animan, gritan. Mi esposa es la que hace bordados y enseña bordados a la gente, no somos comerciantes, somos exhibidores públicos y hacemos nuestras artesanías frente al público.

¿Cómo se trabaja con la identidad musical ecuatoriana?
Se trabaja desde la esencia, no hay intermediarios, se puede fabricar un instrumento en diez minutos, se exhibe y con eso sigo adelante. No tengo apoyo, pero tengo que seguir hasta cuando la edad me permita.

¿Cómo ha sido la producción de todos los discos?
56 discos producidos, es fácil hacer porque toco 28 instrumentos. Siempre necesito quien me acompañe el cantar y la animación porque no tengo buena voz. A través del tiempo he aprendido y como he viajado por el mundo he tocado algunos instrumentos africanos, otros árabes, de Sudamérica, he tocado instrumentos de Perú y Bolivia; aprendí charango, mandolina, zampoña, quenas y variedad de rondadores. Eso hago y que bonito participar en esta fiesta que la mayoría de gente no sabe.

¿Usted dicta talleres a los jóvenes interesados?
Siempre vienen a preguntar, se les enseña gratuitamente el tipo de instrumentos que quieran aprender y el material que se usa. Vivo de la música que es parte de la identidad del Ecuador para el mundo, tengo tantos años de difusión cultural a través de la propia música, eso sin ser invitado para la sinfónica porque soy un artista autodidacta.

¿Hay Ñanda Mañachi para largo?
Hay otras generaciones, hay otros tipos de música, algunos con estilo musical actualizado siguen adelante, pero todos los ritmos que llegan de afuera dañan la parte musical cultural ecuatoriana, pero los jóvenes -como siempre- piensan de otra forma.

¿Qué géneros no más ha creado usted?
Las creaciones que salen desde este país al mundo, entre ellas están el capishca, chaipishca, albazos sanjuanito, inti raymis, todo eso es parte de la creación mía. El sanjuanito que propongo y se escucha, no es en un estilo de la ciudad, de lo urbano, sino en una fusión de campo y ciudad, cada melodía salen de las vivencias: mis músicas son otras maneras de interpretación y más alegres. (BSG)-(Intercultural)